"Esto no puede quedar en la impunidad": Madres de los falsos positivos de Soacha

Aseguran que se trata de una maniobra dilatoria por parte de los abogados de la defensa de los procesados. “Exigimos justicia”, señalan.

Como un baldado de agua fría cayó sobre las madres de los falsos positivos de Soacha la decisión del juez primero especializado de Cundinamarca de reprogramar nuevamente la audiencia en la que se iba a dar el sentido del fallo en contra de un coronel del Ejército y 20 militares adscritos a la Brigada del Batallón Santander en Ocaña (Norte de Santander).

En la sala de audiencias las madres no podían creer lo que escuchaban. Pese a que desde hace dos meses se habían programado la audiencia la incapacidad médica de uno de los abogados de los militares motivó la reprogramación de la diligencia judicial, y a su paso el deseo de estas madres de tener una decisión de fondo en este proceso que ya cumple siete años.

Idali Garcela Valdés, madre de Diego Alberto Tamayo, uno de los jóvenes que fue presentado como guerrillero abatido en combate por el Ejército en 2008, clama ahora porque se haga justicia. Para ella estos aplazamientos denotan maniobras dilatorias por parte de los abogados de los procesados. Considera que después de tres años de proceso los defensores han presentado innumerables peticiones para que se aplace el juicio afectando el derecho a la justicia.

“No queremos que jueguen más con nosotros”, precisó al hacer referencia a este proceso judicial. Ya están cansadas de asistir cumplidamente a las audiencias para ver cómo se aplazan y se reprograman bajo cualquier excusa. El perdón, en este caso, no es una opción válida puesto que lo único que exigen es que se haga justicia y los culpables sean condenados.

“No lo vamos a dejar en impunidad con todo lo que nos han hecho”, aseguró. Para las madres de los falsos positivos de Soacha las propuestas presentadas en los últimos días por el senador Álvaro Uribe Vélez y otros congresistas del Centro Democrático revelan que en este proceso se ha buscado un olvido para los militares procesados por estos trágicos hechos.

La audiencia quedó fijada para el próximo 17 de noviembre. Ese día, esperan, lleguen todos los abogados y el juzgado especializado de a conocer una decisión de fondo. Ellas no pueden y no quieren esperar más. Además del sufrimiento por perder a sus hijos han recibido amenazas y un sinfín de señalamientos por lo que consideran los principales responsables de estas ejecuciones extrajudiciales.