“No tuve relación con Andrómeda”: general Mauricio Forero

El oficial retirado asegura que las Farc lo sacaron del Ejército, supuestamente, por estar detrás de la muerte de “Alfonso Cano”. Al preguntarle por otros escándalos en los que salió salpicado, dice que todo fue una persecución mediática.

El general Mauricio Forero, el oficial que le dijo a la Procuraduría que su salida del Ejército se había dado por una “estrategia” de las Farc, habló con El Espectador sobre su caso. Aseguró que contra él ha existido una persecución mediática, a pesar de que la única prueba que tiene del supuesto complot en su contra es la transcripción de una interceptación de una conversación entre los comandantes guerrilleros alias Timochenko y el Médico en septiembre de 2014, en la cual hablan de un artículo que saldría en la revista “Semana” y que lo haría caer.

Según el general Forero, que salió del Ejército el pasado viernes 1º de marzo, todo se debe a que fue él quien les dio el golpe más duro a las Farc en 50 años de conflicto: el operativo en el que murió el máximo comandante de esa guerrilla, Alfonso Cano. Sin embargo, el general Forero ha resultado salpicado en una serie de escándalos en el interior del Ejército, como las interceptaciones que se habrían realizado ilegalmente desde la Sala Gris y el caso de la fachada de inteligencia Andrómeda, desde la cual se habría infiltrado el proceso de paz.

¿Qué fue lo que usted le comunicó a la Procuraduría sobre su caso?

Al procurador se le entregó un documento sobre una situación que conozco y que él ya difundió: una estrategia de las Farc. Le comenté que tuve conocimiento de una comunicación del máximo cabecilla de las Farc, alias Timochenko, con alias Mauricio o el Médico, otro hombre del secretariado de las Farc. En esa comunicación del 26 de septiembre de 2014, el Médico le reporta a Timochenko que ya hablaron con “la Duzán” y que con el artículo que va a salir el generalito Forero se va a caer. Hacen referencia a María Jimena Duzán. Es lo que me informa el general Martín Nieto, jefe de Inteligencia del Comando General.

(Nieto es uno de los cinco generales que viajaron a La Habana el año pasado a analizar un posible cese del fuego bilateral).

O sea, una interceptación.

Sí, (Nieto) me muestra la transcripción.

¿Nos la puede mostrar?

No, yo la leí del celular del general Nieto. En la revista Semana salía un artículo ese fin de semana sobre documentos secretos de hace como ocho o nueve años que, decía, el general Forero filtró. Eso fue en septiembre 27 (de 2014). La comunicación que me mostró el general Nieto es de un día antes de la publicación. Esas calumnias que me involucraban obedecen a una estrategia de estos hombres del secretariado (de las Farc).

¿Qué cargo ocupaba en ese momento?

Estaba de jefe de Inteligencia del Ejército y eran documentos de inteligencia. El general Segura, de la Inspección del Ejército, comprobó que nada tuve que ver.

¿Cree que esa publicación hizo parte de la estrategia que denuncia de las Farc para pedir su cabeza?

Sí, es parte de la estrategia tirar unos documentos para decir que el general Forero era el encargado, pero no era cierto.

¿Por qué lo sacaron entonces?

Porque, aparte de esa lista de documentos secretos, tenían otra calumnia preparada: una interceptación de correos por parte de la Central de Inteligencia Militar (CIME). Ese mismo día que sale el escándalo llegaron la Fiscalía y la Inspección del Ejército y averiguaron en todos los computadores de la Central. Otra calumnia. Son escándalos mediáticos, porque ni siquiera hay una investigación penal ni disciplinaria.

¿Usted tiene alguna investigación?

No, ninguna, jamás. Escándalos de dos y tres días; hacen el daño y ya.

¿Niega que la Cime (Central de Inteligencia Militar) haya tenido que ver con la interceptación de correos a periodistas?

Sí. Es que nunca existió, jamás ha existido.

¿Niega irregularidades en la Sala Gris mientras estuvo en la Cime?

La Cime hace inteligencia humana. Pero en esa sede de la Cime hay una dependencia (la Sala Gris), que si bien está en una instalación militar depende del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía. Es una sala de escucha. Ahí no se puede interceptar teléfonos.

Claro que se podía interceptar en la Sala Gris. Había militares haciéndolo. El CTI lo comprobó y lo reportó en 2013. Conocemos el informe.

Es que la Sala Gris sólo era de escucha. La Inteligencia Militar no tiene nada que ver con la Sala Gris. Eso era de la Fiscalía.

Pero eran miembros del Ejército los que interceptaban desde allá.

En la Sala Gris había un apoyo de analistas, de suboficiales. Pero todos los funcionarios eran del CTI. Hoy sigue funcionando idéntico, pero está en el búnker de la Fiscalía.

¿Su versión, entonces, es que cualquier irregularidad cometida en la Sala Gris habría sido responsabilidad del CTI de la Fiscalía?

Habría sido. Pero estoy seguro de que ellos tienen un excelente control. Eso no se pudo haber presentado. Y si se presentaron, todo está grabado en el búnker de la Fiscalía. Que las saquen a ver cuáles son, porque ellos son los que responden.

Suena, cuando menos, ingenuo pensar que desde su cargo usted no tenía que ver con la Sala Gris.

No. Estaba dentro del edificio, pero dependía de la Fiscalía.

Pero trabajaban militares también. ¿Qué lo llevó a denunciar la supuesta injerencia de las Farc en su retiro?

Al volver de una comisión en China, el 22 de febrero de este año, me les presento al comandante del Ejército y al comandante de las Fuerzas Militares. Mi general (Juan Pablo) Rodríguez me dice: “Mauricio, hay una decisión del señor presidente, una comisión de carácter político, de que usted presente su baja voluntaria”. Yo le dije que me estaban cobrando la baja de Cano y otros golpes.

Aparte de “Cano”, ¿cuáles golpes le estarían cobrando las Farc?

Muchas operaciones.

Pero ¿cuáles?

Varias donde cayeron importantes cabecillas de frentes, donde se desvertebraron grupos del comando conjunto central de las Farc.

Pero, general, usted no es el único que les ha propinado golpes a las Farc…

Pero yo hice la operación contra Cano, el golpe más importante en la historia de las Farc.

¿Cuánto tiempo se demoraron planeando la operación?

Como año y medio. Fue el 4 de noviembre de 2011.

Luego de que usted se negó a retirarse, ¿qué pasó?

Salí de la oficina del general después de dos horas de reunión, y unos días después le informo lo mismo por escrito. Viendo que sigue esta situación, ahí decidí mandarle el documento al procurador general de la Nación.

¿El ministro Villegas conocía su denuncia?

El doctor Villegas sabía porque yo desde Pekín, el 18 de enero de este año, le hice llegar a través de mi abogado apoderado toda la historia para que la conociera.

¿Por qué tenía un abogado?

Porque cuando me fui para China tenía la situación de la Sala Gris, y como iba a estar un año por fuera...

Hay algo acá que no es claro: usted habla de la “estrategia” de las Farc. ¿Cuál es exactamente esa estrategia de las Farc? ¿Qué otras evidencias tiene?

Además de la comunicación de septiembre de 2014, me han sacado otros artículos: por ejemplo, que yo tenía relación con Andrómeda, y yo jamás conocí de su existencia.

Es que usted era comandante de la Central de Inteligencia cuando eso.

Estaba en la Central de Inteligencia Humana, no tenía nada que ver con Andrómeda, que dependía de la Central de Inteligencia Técnica. Estalla el escándalo de Andrómeda, sacan a vacaciones al general Zúñiga (que era el jefe de Inteligencia del Ejército) y al general Zuluaga, que era el jefe de Inteligencia Técnica y tenía a Andrómeda. Luego recibí la jefatura de Inteligencia.

¿Cree que los generales Zuluaga y Zúñiga pudieron haber presionado por su salida?

El general Zuluaga se atrevió a decir que yo era el que había informado de la existencia de Andrómeda.

Aún no nos queda claro en qué consistió esa estrategia de las Farc para sacarlo.

Me relacionaron con Andrómeda. Después, la revista Semana dice que el hacker (Andrés Sepúlveda) tiene relación conmigo, folclóricamente. Después Semana dice lo de la Sala Gris. Después Semana dice lo de los documentos secretos, que nada que ver. Después Semana dice lo de la interceptación de correos (a periodistas).

Seamos claros: ¿usted está diciendo que las Farc usaron a “Semana” o que “Semana” se alió con las Farc para promover su salida? Porque suena absurdo.

No, yo estoy diciendo lo que me contó el general Nieto.

Pero le preguntamos de la estrategia de las Farc y usted habla de publicaciones de “Semana”.

No, yo estoy hablando de lo que salió el 27 de septiembre, que habla de dos cosas: documentos viejos y Sala Gris. Y cómo a los ocho o diez días sale lo de interceptación de correos ilegales. A eso es a lo que me refiero.

Por eso: todos son trabajos de “Semana”. Además, llama la atención lo de María Jimena Duzán. Resulta que ella no hace parte del equipo de investigación de la revista ni tuvo que ver, lo sabemos con certeza, con el artículo “Los documentos secretos”.

No, es que… Sí, pero ella trabaja con la revista “Semana”. Bueno, eso es lo que me dice el general Nieto del audio. Él es quien me informa a mí, yo no soy quien está diciendo eso. Y María Jimena me nombra en sus columnas.

¿Diciendo qué?

Falsas imputaciones, que el general Forero está relacionado con estas actividades que les estoy diciendo. Esa, en términos generales, es la situación.

¿Le ha llegado más información, fuera de ese audio, de algún otro general…?

No, nada.

¿Lo notificaron ya de su salida?

Este jueves (31 de marzo) a las 4:30. Y hoy (viernes 1º de abril) acabo de firmar mi baja.

¿Ha vuelto a hablar con el general Juan Pablo Rodríguez o Alberto Mejía?

No.

¿Está de acuerdo con el proceso de paz?

Claro, siempre he estado de acuerdo con el proceso de paz. Con lo que no estoy de acuerdo es con mi salida. Estoy defendiendo una situación personal y laboral.

¿Ha sabido de otros oficiales que hayan salido en las mismas circunstancias por las que usted reclama?

Conozco mi caso. La verdad, no sé de más. Hablo por mí.

¿Ha considerado que su salida no tenga que ver con las Farc?

No. Lo que yo tengo claro es la situación de las Farc. Tengo una hoja de vida intachable durante más de 34 años.

¿En el interior de la tropa hay división por el acuerdo de paz?

No conozco que haya división.

¿Usted ha sido cercano a Santos?

No. Un hombre que le daba resultados, sí. La relación normal de un comandante de una central de inteligencia, que manejaba blancos de alto valor, que llamamos nosotros, de las Farc y del Eln.

Habló con los negociadores del Gobierno en La Habana de su caso?

No. Lo puse en conocimiento del ministro de la Defensa y del general Rodríguez.

¿Hubo respuesta del ministro Villegas?

Palabras más, palabras menos, que el retiro de los oficiales es una potestad del presidente de la República.

Y realmente lo es. ¿Cuánto tiempo estuvo en inteligencia?

Creo que unos 25 años. Toda mi carrera.

¿Pasó por la Brigada XX?

En la Brigada XX… estamos hablando de más 20 años. En esa época no me acuerdo si todavía se llamaba Brigada XX... hubo un cambio después…

Antes era el Batallón Charry Solano…

Eso.

Pero ¿trabajó ahí o no?

Mmm... En el grado de capitán, creo. Estamos hablando de hace veinte y pico de años.

625228

2016-04-03T21:45:40-05:00

article

2016-04-04T06:01:58-05:00

ee-admin

none

Diana Carolina Durán Núñez / Santiago Martínez Hernández

Judicial

“No tuve relación con Andrómeda”: general Mauricio Forero

63

12557

12620