Nobel de Paz rechaza que Alejandro Navas sea embajador en Argentina

El canciller Héctor Timerman argumenta que el excomandante de las Fuerzas Militares de Colombia fue acusado de "graves violaciones de derechos humanos".

En una carta enviada al canciller Héctor Timerman, el premio Nobel de Paz, Adolfo Pérez Esquivel, solicitó que se revise con urgencia el nombramiento del general (r) Alejandro Navas Ramos como embajador de Colombia ante el Gobierno argentino.

En la misiva de cinco párrafos, Pérez Esquivel, quien funge en la actualidad como presidente de la Fundación Servicio Paz y Justicia argumenta que el excomandante de las Fuerzas Militares “está acusado de graves violaciones de los derechos humanos en Colombia”.

En este punto se precisa el caso de los familiares de las víctimas de la denominada masacre de La Horqueta (La Mesa, Cundinamarca) registrada el 21 de noviembre de 1997 y perpetrada por miembros del Bloque Elmer Cárdenas de las AUC con colaboración de miembros de las Fuerzas Especiales del Ejército. Hechos por los cuales la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín solicitó investigar en mayo de este año la participación y conocimiento del general Navas en esta acción.

En este punto se indica que el oficial avaló la desaparición de personas “justificando a su jefe militar en esa oportunidad”, por lo que se le pide al Gobierno de Argentina que rechace su designación como embajador hecha por el presidente de la República, Juan Manuel Santos.

Para Pérez Esquivel, Argentina “asumió la defensa de los derechos humanos como política nacional, impulsando la nulidad de las leyes de impunidad por los crímenes de lesa humanidad, cometidos durante la dictadura militar y consideramos que no es posible que avalen un militar que violó los derecho humanos del pueblo colombiano”.

Finalmente le piden al país austral que emita una pronta respuesta sobre esta petición, la cual se suma a la presentada la semana pasada por los familiares de los desaparecidos de la Toma del Palacio de Justicia, quienes argumentaron que es inadmisible premiar con un puesto diplomático, otorgándole inmunidad, al general Navas quien calificó como “héroe” al coronel (r) Luis Alfonso Plazas Vega.