¿Nueva ejecución extrajudicial en Soacha?

Hace tres años murió Danny Alejandro Oliveiro Pérez en el municipio cercano a Bogotá. La defensa de la familia de la víctima señala a un uniformado de la Policía Nacional de haber cometido el crimen.

El Espectador / Archivo

El 26 de septiembre de 2013, Danny Alejandro Oliveiro Pérez se encontraba en una panadería del barrio Olivos cuarto sector de Soacha, hasta donde llegaron dos uniformados de la Policía Nacional, supuestamente a revisar un atraco. Después de la inspección policial, Oliveiro Pérez murió de tres disparos.

El caso fue conocido en primera instancia por la justicia penal militar, pero según Myriam Pachón, abogada de la familia de la víctima fue una “lucha” para que el caso lo conociera la justicia ordinaria, “ya que se trata de una ejecución extrajudicial”.

(Lea aquí: Ejecuciones extrajudiciales 'sí son de lesa humanidad)

La jurista asegura que los policías, Dario Yesid Vergara y Jimmy Edilson Núñez Vergara llegaron al establecimiento comercial a atender el presunto robo, y después de unos minutos resultó muerto, Danny Alejandro quien tenía diferencias con uno de los uniformados.

“Resulta que él (Danny Alejandro Oliveiro Pérez) tenía un inconveniente con el patrullero Núñez Vergara quien le disparó en el cuello y Danny cae al suelo. Sin embargo, el patrullero dijo que el mismo se había disparado después de haberle dicho al uniformado, ya perdí no tengo nada que hacer, que cogió un revolver y se había suicidado”, explicó Pachón.

No obstante, para la abogada existe un reporte del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses que descarta la hipótesis de que Oliveiro Pérez atentó en contra de su vida.

“Era imposible que él después de haber recibido uno de los disparos; uno en el abdomen, uno en el cuello y otro en la cabeza hubiese podido hablar, por eso hay una duda en contra de los policías”, dijo la defensora.

Además, en el proceso existen cuatro testimonios que hacen referencia a la posible utilizaron desmedida de las armas por parte de los uniformados.

Juan Capera Paipa se encontraba cerca de la panadería ‘Rico Pan’ en la mañana de ese jueves, cuando se desató la balacera. Cuenta que iba camino a tomarse un tinto, cuando en la esquina sintió un dolor en el estómago. Sólo alcanzó ver a un joven tirado en el suelo delante de él y a unos policías que estaban de frente.

“La gente le decía al policía, ya que lo hirió pida una patrulla y decía que se muera ese perro también. Me dañaron la vida completamente, en este momento tengo parálisis en las piernas y tengo destruido el estómago”, expresó Capera Paipa.

Por estos hechos la Fiscalía, ya inició un proceso penal en contra de los uniformados activos de la Policía, Yesid Vergara y Jimmy Edilson Núñez Vergara, por los delitos de homicidio agravado y tentativa agravada.