La nueva etapa en la investigación por los desaparecidos del Palacio de Justicia

Agentes del CTI de la Fiscalía y forenses de Medicina Legal adelantarán la exhumación de un grupo de cadáveres que fueron enterrados en una fosa común del cementerio del Sur y de los cuales no se tiene una plena identificación.

Archivo El Espectador

Atendiendo una orden emitida por la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá, agentes del CTI de la Fiscalía y forenses del Instituto de Medicina Legal adelantarán una serie de exhumaciones para adelantar la plena identificación de personas que habrían fallecido durante la toma del Palacio de Justicia registrada los días 6 y 7 de noviembre de 1985. El pasado viernes se adelantó en los Jardines de Paz en el norte de Bogotá la exhumación de tres cadáveres y en los próximos días se adelantarán estos mismos procedimientos en otros campos santos.

Esto, en el marco de la nueva etapa para establecer la plena identidad de un grupo de personas que fueron enterradas sin ningún control en una fosa común en el cementerio del sur pocos días después de la toma. El abogado Germán Romero explicó que “se adelantará una nueva identificación a través de pruebas de ADN” esto con el fin de “establecer si hay otras personas desaparecidas del Palacio de Justicia que no fueron reconocidas de manera precisa”.

En los próximos días se adelantarán otras 14 exhumaciones, sin embargo la parte civil llamó la atención puesto que hasta la fecha la Fiscalía General no tiene preparado un plan efectivo de búsqueda, como el que ordenó el organismo internacional, puesto que estas actividades no cuentan con “sistematicidad, integralidad y no buscan resolver todas las dudas que existen de la apdesaracion forzada de los empleados de la cafetería y los visitantes ocasionales”.

El jurista aseguró que pocas horas después de finalizada la toma, el ministro de Gobierno, Jaime Castro y el ministro de Defensa, general Miguel Vega Uribe dieron la orden de levantar y entregar los cuerpos de manera “irrespetuosa y desordenada, ignorando así los protocolos. Esto hizo parte del pacto de silencio que se planeó para invisibilizar la grave violación de los derechos humanos”.

En este sentido explicó que se buscó ocultar el número exacto de muerto y desaparecidos durante la operación de recuperación del Palacio de Justicia por parte del Ejército Nacional. El 10 de diciembre de 2014, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado colombiano por los 11 desaparecidos del Palacio de Justicia.