¿Nueva revisión de firmas?

Decisión judicial anula resolución que validó las firmas para revocar al alcalde Petro. Tras la decisión, el mandatario pidió que se convoque a elecciones y el jefe del comité revocador, Miguel Gómez, habló de una guerrilla jurídica al servicio del líder de Progresistas.

 Gustavo Petro, alcalde mayor de Bogotá.  / Archivo.  /   Miguel Gómez, representante a la Cámara. / Archivo
Gustavo Petro, alcalde mayor de Bogotá. / Archivo. / Miguel Gómez, representante a la Cámara. / Archivo

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca falló a favor del alcalde Gustavo Petro una tutela interpuesta por el mandatario en contra de la resolución de la Registraduría que avaló 357.000 firmas que le dieron validez al proceso de revocatoria que, en su contra, ha impulsado el representante a la Cámara Miguel Gómez. La decisión, pese a ser una victoria jurídica del mandatario de los bogotanos, terminó provocando que el mismo Petro le pidiera públicamente a la Registraduría convocar a elecciones. Por su parte, Gómez contestó: “Este es un episodio más de la guerrilla jurídica que Petro ha emprendido en contra de la revocatoria”.

La decisión judicial obliga a la Registraduría a que entregue cartas decadactilares y los soportes técnicos de la revisión, para que la administración distrital confronte las firmas de quienes apoyaron la iniciativa. Flavio Augusto Rodríguez, abogado de Petro, aseguró que, con la decisión, se garantizó “el debido proceso y el derecho legítimo a la defensa”, para que el alcalde pueda controvertir las pruebas (en este caso, las firmas), con las que se pretende convocar a nuevas elecciones para revocar su mandato.

En resumen, según abogados consultados por El Espectador, la decisión no solamente le da derecho a la administración a contrastar las firmas, sino que la resolución de la Registraduría que certifica las rúbricas suficientes para que los bogotanos decidan en las urnas si quieren que finalice antes de tiempo el mandato de Progresistas terminaría siendo nula. “Eso hace perder tiempo para el proceso y son días que pierde Bogotá. Esto es sólo una maniobra dilatoria del alcalde Petro”, dijo Miguel Gómez, líder de los revocadores.

“Vamos a solicitar expresamente ante la Registraduría que se llame a elecciones y el alcalde va a someterse al veredicto del pueblo. Que sea el pueblo de Bogotá el que decida si Petro debe quedarse o no”, fueron las palabras que pronunció el secretario de Gobierno Guillermo Alfonso Jaramillo a La FM.

Para la administración, “todo el proceso está viciado”, y, en consecuencia, habría que iniciar el proceso de revisión de firmas de nuevo. “El alcalde no se quiere someter a eso, y por eso no interpuso ningún recurso ante la Registraduría Distrital”, concluyó Jaramillo. Este pronunciamiento se hizo ayer, justo cuando terminaba el plazo para que la administración solicitara que la revisión se hiciera en segunda instancia, es decir, que las firmas fueran auditadas por la Registraduría Nacional.

Sin embargo, aún no está claro si, por pedido del alcalde, la Registraduría podría convocar a unas nuevas elecciones. Por el momento, el organismo electoral, que advirtió que impugnaría la decisión del Tribunal, tendría que entregar al alcalde los soportes de su decisión. Entre ellos, las huellas decadactilares, elementos que, en primer momento, había dicho la Registraduría Nacional, no se podían entregar, porque, presuntamente, con ello se incurriría en una violación a la reserva de la información de los ciudadanos.