Nueva versión sobre la muerte de dos guerrilleros de las Farc al sur de Bolívar

La Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó (Aheramigua) le envió a la Comisión Tripartita un informe preliminar en el que relatan su versión de lo ocurrido el pasado martes 15 de noviembre en Santa Rosa (Bolívar).

En esta vivienda habrían ocurrido los hechos, de acuerdo con la organización Aheramigua. / Foto: Cortesía.

Desde que Humberto de Calle, jefe negociador del Gobierno, confirmó la noticia de que dos guerrilleros de las Farc habían muerto en presuntos combates con el Ejército en Santa Rosa, al sur del Bolívar, no han dejado de aparecer versiones sobre lo ocurrido. Este hecho podría significar la primera violación al cese al fuego bilateral que el Gobierno y esa guerrilla decretado hace unos meses. (Lea también: Los detalles de la muerte de dos guerrilleros de las Farc en el Sur de Bolívar)

El encargado de establecer la verdad sobre lo ocurrido será el mecanismo de verificación del cese a fuego, integrada por el Gobierno, la Onu y las Farc. A esta comisión ya llegaron los primeros reportes con versiones sobre lo acontecido el pasado 15 de noviembre. Una de ellas es la de la Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras de Guamocó (Aheramigua), que hace presencia en la zona.

Esta organización le envió un informe preliminar al el mecanismo tripartido, en el que asegura que según las versiones que conocieron por los campesinos de la zona, los hechos se habrían presentado cuando francotiradores del Ejército dispararon contra los guerrilleros, quienes se encontraban en el sector de Mina Golfo, en Santa Rosa, sur de Bolívar. 

De acuerdo al informe que enviaron a la comisión, “narran los habitantes que aproximadamente a la 1:30 pm  alias Joaco se encontraba hablando por celular y de manera inesperada cayó al piso. Lo sucedido fue percibido por alias Mónica, quien se inclina a ver revisar a su compañero. En ese instante también recibió un disparo y quedó en el suelo. Las personas allí presentes se da cuenta que son francotiradores”.

Según la información de la asociación Aheramigua, los militares estaban a 30 metros de distancia del lugar, “y tras los disparos lanzan dos ráfagas de disparos al aire”. Señalaron que cuando el tercero de los guerrilleros estaba entrando a una de las cuatro viviendas del caserío, fue capturado por los miembros del Ejército, quienes le habrían ordenado “tirarse boca abajo, con las manos sobre la nuca”.

El informe de esta organización relata incluso una delicada situación que habría sucedido tras la muerte de los guerrilleros, en la que los miembros del Ejército supuestamente entraron a las viviendas de los pobladores y, tras insultarlos y llamarlos “colaboradores de la guerrilla”, les pidieron sus números de cédula, sus teléfonos y otros datos de identificación. Según lo que le dijeron los campesinos a esta asociación, el presidente de la Acción Comunal habría sido directamente señalado como cómplice.

Tres horas después, a las cuatro de la tarde, llegó el helicóptero con los policías que comenzaron el procedimiento para levantar los cadáveres. A eso de las 12:30 de la noche, relata el informe preliminar, “se hace el procedimiento de levantamiento de los cadáveres. Se señala que de los tres insurgentes solo uno tenía un canguro, y que el capturado llevaba una memoria colgada al cuello. Los tres portaban armas cortas”.

Por su parte, esta semana el Ejército señaló en un comunicado que los soldados de la Fuerza de Tarea Marte intervinieron en la zona por informaciones de la comunidad, quienes habrían señalado que sujetos armados y uniformados estaban realizando acciones ilícitas, como el cobro de extorsiones, y que, al parecer, pertenecían al ELN.

Según el Ejército, esa información fue la razón por la que los uniformados iniciaron el desarrollo de una operación en el sector de Mina Golfo, en Santa Rosa. De acuerdo a la Fuerza Pública, fue en ese momento cuando se produjeron los combates que causaron la muerte de los dos guerrilleros, que resultaron siendo miembros del Frente 37 de las Farc, y la entrega de otro más.

El Ejército señaló que se incautaron tres armas cortas, munición, proveedores, una granada de fragmentación, un radio de comunicaciones, material de intendencia y documentación. Después de lo ocurrido, las Fuerzas Armadas informaron que los sujetos se encontraban a 68 kilómetros del área establecida por el Gobierno para la preconcentración de miembros de las Farc.

No obstante, otras organizaciones presentaron versiones distintas de lo ocurrido. La primera, fue la Corporación Solidaridad Jurídica, una organización que lleva los casos de los presos políticos de las Farc, que señaló que “miembros del Ejército Nacional, al advertir la presencia de guerrilleros en inmediaciones de Santa Rosa, y sin mediar requerimiento alguno, procedieron a arremeter contra ellos en una taque leve y sorpresivo, cuyo resultado fue el asesinato de dos miembros de las Farc, a punto tal que una guerrillera que había quedado herida fue ultimada en forma despiadada al tratar de auxiliar a uno de sus compañeros”.

Por ahora, solo resta esperar que la comisión encargada de la verificación del cese del fuego, realice la investigación de lo ocurrido, así como el pronunciamiento por parte del mecanismo de monitoreo y verificación sobre estos hechos, que ponen en riesgo el cese al fuego y que, en palabras de Humberto de la Calle, muestran la necesidad de implementar cuanto antes el nuevo acuerdo firmado con las Farc conocido el pasado domingo. (Lea también: Farc pide peritaje forense para esclarecer la muerte de dos guerrilleros en Sur de Bolívar)

Temas relacionados