Nuevo choque de trenes entre el Fiscal y el Procurador General

El Ministerio Público canceló una inspección a una Notaría en la cual reposan documentos firmados por Eduardo Montealegre.

A última hora fue cancelada en la mañana del pasado miércoles una inspección que iban a adelantar un grupo de delegados de la Procuraduría General en una notaría de Bogotá en la cual reposaban documentos firmados por el fiscal General, Eduardo Montealegre. (Ver Fiscal General presentó sus pruebas ante las acusaciones por el caso Saludcoop)

En la Notaría se encuentran los documentos en los que el actual jefe del ente investigador había renunciado a varios poderes en procesos que tuvo cuando fungía como abogado y asesor de diferentes firmas, entre ellas el Grupo SaludCoop. Sin embargo la inspección se canceló por orden del jefe del Ministerio Público, Alejandro Ordóñez. 

En la oficina de registro público ubicada en la zona industrial. En ese momento un abogado de Montealegre fue notificado de la acción se hizo presente en el lugar, en el cual manifestó que no se podía realizar esta acción ya que el juez natural del Fiscal General es la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes y que la Procuraduría no tenía ninguna competencia. 

Pocos minutos después, el fiscal General, quien se encuentra incapacitado por una fuerte gripa, llamó al Procurador General con el fin de pedirle explicaciones sobre el tema, pregúntale además quién había ordenado esa inspección y el motivo de recolectar esos documentos privados.

En ese momento el jefe del órgano de control disciplinario aseguró que no conocía nada sobre el hecho y le manifestó que iba a hacer todas las averiguaciones internas con el fin de establecer quién había dado la orden. Ante esto se comunicó con sus asesores y delegados para conocer toda la información relacionada. 

Pocos minutos después se presentó una nueva comunicación entre los dos. En esta oportunidad el Procurador General le aseguró a Montealegre que ya había ordenado la suspensión inmediata de dicha acción y que había tomado decisiones internas. Igualmente le pidió disculpas por lo ocurrido y reiteró que desconocía completamente el hecho. 

En estos momentos se adelanta una indagación interna en la Procuraduría General con el fin de establecer quién ordenó la inspección y el motivo de la misma. Por otra parte se recolecta información para verificar por qué el fiscal General no fue notificado de la acción y el nombre del denunciante.

Sobre este hecho, el exfiscal General, Mario Iguarán consideró que esta acción es “ilegal” puesto que la Procuraduría General no tiene ninguna facultad para investigar al jefe del ente investigador.

“No tiene ninguna facultad, de ser cierto es indebido e ilegal, violatorio de toda la roma no solo legal sino constitucional, el investigador natural del Fiscal General es la Comisión de Acusaciones”, explicó.