Nuevo reglamento en las cárceles para personas Lgbti

Visita conyugal, tratamientos hormonales, respeto a la diversidad sexual y no discriminación por parte del personal de Inpec, son algunas de las novedades.

Si la situación de los reclusos en Colombia resulta una pesadilla por cuenta del hacinamiento habitual que supera el 50%, tienen que enfrentar la delincuencia y las casi nulas posibilidades de resocialización, imagine lo que significa ser lesbiana, gay, bisexual o travesti en una cárcel. No solo son objeto de presiones y violaciones sexuales, también son víctimas de discriminación constante. Por eso, el ministerio de Justicia, emitió un nuevo reglamento en el que incluyen la diversidad de género en las cárceles del país. (Lea: El drama de los LGBTI en las cárceles) 

Según explicó el viceministro de Política Criminal, Carlos Medina, desde 1995 no se había actualizado el reglamento del Instituto Nacional Penitenciario y Cercelario (Inpec), “lo que claramente nos alejaba del cumplimiento de los principales planteamientos de inclusión y respeto que contempla la Constitución de 1991, por eso, con estos cambios avanzamos claramente hacia el concepto de igualdad”.

El nuevo reglamento, explicó el viceministro Medina, contempla asuntos como los permisos para realizar las vivistas conyugales; en el caso de personas transgénero, los tratamientos con hormonas que estén cobijados por el sistema de salud; ingreso de visitantes Lgbti con respeto tanto por parte del personal del Inpec como de los reclusos y se respetarán las manifestaciones de afecto.

Aunque este nuevo reglamento es un avance en camino l respeto a la identidad de género, esta decisión no surgió desde el Ministerio de Justicia. Es el resultado de la lucha de Marta Lucía Álvarez Giraldo, quien presentó su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) porque en Colombia no se le permitía realizar la visita conyugal y por el contrario era víctimas de discriminación por razones de género.

Si el Estado colombiano no cumplía con lo dispuesto por la Comisión, se atenía a una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos con todas las posibilidades de perder. “En términos generales es una estructura de reconocimiento a los derechos de las personas diversas y que en el mediano plazo tengamos mejores condiciones penitenciarias” dijo el viceministro Medina.

Además, el Inpec tendrá la obligación de contratar personal especializado en identidad de género, en la actualidad hay personas que se enfocan en derechos humanos, pero no hay quien trabaje en temas específicos de género. Hoy habrá una reunión entre el viceministro y el director del Inpec, general Jorge Ramírez Aragón, en el que se firmará este nuevo reglamento.