Nuevo reversazo a la conformación de la Comisión de Disciplina Judicial

El Consejo de Estado determinó que la Sala Administrativa de la Judicatura no tiene la competencia para reglamentar las convocatorias de las ternas. Según el alto tribunal, deberá ser tramitada por medio de una ley estatutaria en el Congreso.

La comisión fue el único órgano que pasó el examen en la Corte Constitucional en la polémica reforma al equilibrio de poderes.Archivo El Espectador.

La Sala Plena del Consejo de Estado anuló nuevamente la conformación de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, el nuevo órgano que reemplazará a la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura. La corporación declaró, este martes, la nulidad constitucional de acto por medio del cual la Sala Administrativa del Consejo convocó la confirmación de las ternas para integrar dicha comisión.

El alto tribunal determinó que la Sala Administrativa no tenía competencia para reglamentar esas convocatorias para integrar las ternas, por lo que manifestó que el Congreso sería el órgano competente para realizar este tipo de procedimientos mediante una ley estatutaria, según lo previsto en el artículo 126 de la Contitución Política.

“La elección de los magistrados hace parte de la Rama Judicial y por tanto tiene que haber una ley estatutaria que regule el trámite de su elección. El análisis que se hace tiene que ver con el principio de la separación de poderes, el cual es muy claro en que la facultad regulatoria le corresponde al Congreso de la República”, precisó la magistrada ponente, Stella Conto Díaz.

En noviembre de 2016, el Consejo de Estado le dio el primer reversazo a la creación de la entidad al estimar, entre otros argumentos, que la Judicatura no habría cumplido con el reglamento para presentar sus candidatos al Congreso pues, para hacerlo, primero tenía que existir una ley que reglamente los requisitos para quedar en la terna. (Lea: Suspendida la conformación de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial)

Vale la pena recordar que esta Comisión fue el único órgano que pasó el examen en la Corte Constitucional en la polémica reforma al equilibrio de poderes, iniciativa del gobierno Santos que contemplaba importantes cambios para la Rama Judicial en el país. La Comisión, además, tendrá la tarea de juzgar a jueces y abogados e imponer las respectivas sanciones.

Recientemente, el procurador general, Fernando Carrillo, le envió una carta al despacho del presidente del Congreso, Efraín José Cepeda, donde le manifestó que en manos de los senadores y representantes a la Cámara, quienes deben elegir a los miembros de la Comisión, está el comienzo de una misión urgente en Colombia: recuperar la confianza en la justicia y en las instituciones del país.

“Colombia exige hoy que los altos dignatarios de la justicia ofrezcan garantías de honestidad, probidad, experiencia y profesionalismo. Elegir a los mejores es un acto de justicia. Y elegir a quienes acrediten los más altos estándares éticos es un acto de responsabilidad con la ciudadanía. El país no puede seguir encendiendo alarmas posteriores a la elección de dignatarios que defrauden la confianza ciudadana”, expresó Carrillo en la carta. Por segunda vez, la Comisión Nacional de Disciplina Judicial quedó en vilo.