Testimonios probarían existencia de cacería en el Ejército por filtración de información

Declaraciones recogidas por la Procuraduría y reveladas por la Revista Semana apuntan a que el comandante del Ejército, general Nicacio Martínez, habría adelantado acciones para detectar a los militares que filtraron directivas cuestionadas a medios de comunicación.

El general Nicacio Martínez, comandante del Ejército Nacional.Gustavo Torrijos - El Espectador

La Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos en contra del general Eduardo Quirós, quien hasta hace poco estaba a cargo del Comando de Apoyo de Contrainteligencia (Cacim). El oficial está investigado por lo que se ha denominado una “cacería” al interior de la institución para encontrar a las personas que habrían filtrado a The New York Times la existencia de directivas que exigían doblar resultados operacionales, que podrían llegar a facilitar la reaparición de los falsos positivos en el país.

El pliego de cargos que también va dirigido en contra del segundo de esa unidad, teniente coronel William Roberto Medina, fue revelado este fin de semana por la Revista Semana y contiene una serie de testimonios recopilados por la Procuraduría que apuntan a que la persecución a los uniformados por la filtración de la información -que ha sido negada en reiteradas ocasiones por el Ejército- sí existió. Y, además, habría sido ordenado por altos mandos militares, incluyendo el comandante del Ejército, general Nicacio Martínez.

(Lea aquí: ::Revelan nuevas denuncias de ejecuciones extrajudiciales y persecución a militares::)

La historia remonta al pasado 22 de mayo, cuando en la sede de la Segunda División del Ejército en Bucaramanga fueron citados 15 militares con ese fin. Entre las declaraciones que contiene el pliego de cargos, citadas por Semana, está la de un coronel que señala que sí se solicitaron polígrafos y que, por la naturaleza de la misión, no se aprobó para su uso control de calidad. Incluso, se apunta a que toda esta actividad tendría nombre propio: las órdenes de operación Mercurio 146 y Malaquía, creadas para funcionar entre el 20 y el 23 de mayo pasado.

“De lo que no cabe duda es que para el día 22 de mayo del año en curso se desarrolló, en la sede de la citada unidad una reunión a la que asistieron todos los comandantes adscritos a ella pero, paralelamente y de manera independiente, el grupo comandado por el general Eduardo Quirós Chaparro se dedicó a una actividad ajena a la que demandaba la misión oficial que él mismo había dispuesto, cual fue convocar a un personal para someterlos a pruebas de diferente naturaleza en aras de lograr establecer quién de ellos pudo ser el que filtró a la prensa situaciones presuntamente irregulares”, dice el pliego de cargos citado por la publicación.

(Lea aquí: ::Comandante del Ejército le responde a El País de España por artículo de “falsos positivos”::)

Uno de los testimonios entregados y citados por Semana menciona al comandante del Ejército como la persona que habría ordenado esta misión. “ (…) el entrevistador estaba tomando nota y me estaba preguntado por temas específicos, usted por ejemplo usted cuándo leyó el artículo del New York Times, quiénes pudieron haber filtrado información al ‘New York Times’, esto es una orden del comandante del Ejército, recuerde que la noche anterior, me dice el entrevistador, mi general ya dio las indicaciones de que tenemos que agotar hasta los últimos recursos para averiguar quiénes fueron los que filtraron esa información".

El pasado 8 de julio la Procuraduría anunció la apertura de investigación en contra del general Quirós, así como al general Adelmo Fajardo, segundo comandante del Ejército, y al general Jorge Horacio Romero, del comando de apoyo de Acción Integral.  "Presuntos actos de corrupción relacionados con la aparente exigencia u oferta de dineros para financiar viajes, expedir salvoconductos o identificar fuentes de información de los medios de comunicación", fue la razón que se divulgó en ese momento.

(Lea aquí: Denuncian persecución en el Ejército a oficiales que revelaron órdenes de duplicar resultados)

Semana reveló que esta “cacería” al interior del Ejército también estaba evitar que se hicieran públicos detalles de una reunión que se realizó en la sede de la Brigada 30 en Cúcuta el 26 de enero de 2019, en la que se habría hablado de alianzas con grupos criminales para obtener resultados operacionales. Según la publicación, a la cita acudieron 15 oficiales, incluidos los generales Diego Villegas, Mauricio Moreno y Rodolfo Morales.

En la reunión, el general Villegas, comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano habría hecho la siguiente afirmación, según la publicación de la revista Semana: “El Ejército de hablar inglés, de los protocolos, de los derechos humanos se acabó. Acá lo que toca es dar bajas. Y si nos toca aliarnos con los Pelusos nos vamos a aliar, ya hablamos con ellos, para darle al ELN. Si toca sicariar, sicariamos, y si el problema es de plata, pues plata hay para eso”. Este hecho también estaría en la mira de las investigaciones de la Procuraduría General.

La respuesta del Ejército

En la noche de este sábado, el Ejército Nacional expidió un comunicado sobre la publicación de Semana que indica que desde que se hicieron públicas las denuncias de presuntas irregularidades en la institución, se “ordenaron las actuaciones pertinentes, tales como visitas por parte de la Inspección General y la apertura de investigaciones disciplinarias. En igual sentido, se ha informado a la Fiscalía General y la Procuraduría General de la Nación cada uno de los hechos, para que estas entidades, en el marco de sus competencias constitucionales y legales adelanten las actuaciones a que haya lugar”.

De otro lado, por tratarse de informaciones que tienen reserva, el Ejército, hizo una “invitación a respetar la reserva legal de las investigaciones en este caso de las diligencias que cursan en la Procuraduría General de la Nación. (…) El Ejército Nacional reitera su voluntad de apoyo y colaboración armónica con las entidades y dependencias en las cuales se encuentran actualmente las respectivas investigaciones, como la Fiscalía y la Procuraduría General de la Nación, en aras de obtener de manera pronta el esclarecimiento de los hechos, así como también respetará y acatará las decisiones adoptadas por la justicia”.

877694

2019-08-24T15:54:49-05:00

article

2019-08-24T20:01:23-05:00

abonilla_250859

none

Redacción Judicial

Judicial

Testimonios probarían existencia de cacería en el Ejército por filtración de información

93

6828

6921