"Nunca me robé un peso": Andrés Camargo, exdirector del IDU

La Corte Suprema dejó en firme su condena de 5 años de prisión por las irregularidades en la celebración de contratos para las losas de la Fase I de TransMilenio. Camargo asegura que el fallo es "una injusticia".

Como una "tremenda injusticia" calificó el exdirector del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Andrés Camargo Ardila el fallo emitido por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia que dejó en firme su condena de 5 años de prisión por las irregularidades en el proceso de contratación para las losas de TransMilenio en la Fase I de TransMilenio.  

El exfuncionario, quien actualmente se encuentra en libertad, el alto tribunal no valoró las pruebas presentadas por su defensa en las que se evidencia que él no tuvo participación directa para el proceso licitatorio en el cual se decidió contratar a la empresa Cemex para que utilizará el relleno fluido para las losas del sistema masivo de transporte en la capital de la República.

"Nunca me robé un peso, esto es un tema técnico que se convirtió penal", manfiestó Camargo Ardila en entrevista con BluRadio. El exdirector del IDU que durante 16 años ha hecho todo lo posible para demostrar su inocencia, asegurando que los temas técnicos eran valorados por una comisión especial que tomó la decisión de validar el novedoso material para la obra. 

"Seguramente en los próximos días volveré a la cárcel a pagar una condena de la que ya he pagado una parte", precisó el exfuncionario, quien estuvo privado de su libertad durante dos años en el Centro de Estudios Superiores de la Policía (Cespo) después que la Sala Penal del Tribunal Superior dejará en firme el fallo emitido por el juzgado 45 de descongestión. 

"Esto dolido y triste", puntualizó. Camargo Ardila fue condenado por su responsabilidad en el delito de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales. Según la investigación de la Fiscalía General el entonces director tuvo responsabilidad en la elección del material y del contratista, resaltando que pese a que tenía 10 años de garantía las losas presentaron deterioro a los pocos meses. 

Por estos hechos, señaló en su acusación, el Distrito se vio obligado a invertir 23.400 millones de pesos para reparar 4.834 losas deterioradas lo que generó una afectación a las finanzas y al patrimonio, así como un daño a los bogotanos, principalmente aquellos que utilizaban el sistema masivo para sus desplazamientos diarios. 

La Corte Suprema de Justicia consideró que Camargo Ardila no evitó un resultado típico (la violación de los principios de planeación y responsabilidad en materia de contratación administrativa) teniendo la capacidad, los medios de control y el conocimiento de la situación para evitarlo. (Ver Revive el caso Andrés Camargo)

En este sentido considera que desde su cargo fue el encargado de dar apertura al proceso de licitación pese a que no se habían elaborado los diseños suficientes para iniciar la referida obra, una de la más importantes de la época. (Ver Procuraduría le solicitó a la Corte Suprema absolver al exdirector del IDU, Andrés Camargo)

Permitiendo así la modificación del material de relleno fluido en el pliego de condiciones, tanto en su calidad de resistencia como en las áreas en las cuales iba a aplicarse. Y siempre estuvo al tanto de tales incidencias, bien sea por las reuniones de la Junta Directiva, o por la información directa que recibía de sus subalternos.

Estas acciones condujeron a daños graves en la adecuación de la autopista Norte para el proyecto TransMilenio superiores a los 108 mil millones de pesos. Afectando así el bien jurídico de la administración pública y del bienestar de los bogotanos que sufrieron las falencias. (Ver Corte Constitucional ordena revisar proceso contra exdirector del IDU, Andrés Camargo)