Ordenan libertad de Ernesto Manzanera por vencimiento de términos

El hombre enfrena un proceso penal por su responsabilidad en un accidente de tránsito en el que murieron cuatro miembros de una misma familia en diciembre de 2014.

Por vencimiento de términos, un juez ordenó este martes la libertad de Ernesto Manzanera, quien en diciembre de 2014 –al parecer, a gran velocidad y en aparente estado de embriaguez– protagonizó un accidente de tránsito en la Autopista Norte con calle 134 en el que perdieron la vida cuatro personas.

Según argumentó el juez durante la audiencia en el complejo judicial de Paloquemao, pasaron más de 120 días sin que haya iniciado el juicio contra el piloto, razón suficiente para ordenar su libertad. Previamente, Manzanera indemnizó a los familiares de las víctimas con $1.400 millones.

A la par con el anuncio de su libertad, se conoció también que el joven piloto habría violado de la detención domiciliaria de la que gozaba. Así lo denunció José Ángel Espeleta, vocero de las víctimas que dejó el accidente de tránsito.

"Lo más delicado es que el señor secretario del despacho llama a la casa de Manzanera para preguntarle por qué no está en la audiencia e informan que radicaron un oficio de aplazamiento de la misma, pero él no se encuentra en la casa. Se supone que él tiene beneficio de casa por cárcel, si no está hoy en la audiencia debería estar en la casa", declaró el vocero en declaraciones que recoge Blu Radio.

Los hechos

El trágico accidente ocurrió el 2 de diciembre de 2014, cuando el vehículo Volkswagen Jetta que conducía Ernesto Manzanera y que transitaba a gran velocidad, al parecer, cerró al campero Mitsubishi de la familia Moreno Sánchez, que terminó chocando contra la estructura del puente peatonal de la estación de Transmilenio Alcalá. Tres de los ocupantes murieron de inmediato y el cuarto, falleció horas después en la Clínica Reina Sofía.

Posteriormente, de acuerdo con la versión de los testigos del hecho, Manzanera –quien sufrió pequeñas heridas producto del accidente– tomó un taxi, según él porque empezó a ser hostigado por un grupo de taxistas que llegaron al sector.

El taxista que lo recogió afirmó en varias entrevistas que el joven le pidió un minuto a celular para llamar a sus padres y contar lo sucedido. Además, que tenía evidentes signos de alicoramiento, algo que no se pudo verificar en Medicina Legal, pues Manzanera se presentó casi 16 horas después del accidente, por lo que, como se esperaba, las pruebas salieron negativas.

La Fiscalía General le imputó el delito de homicidio doloso agravado, hecho por el cual pidió en su momento una pena de 10 años de prisión. Manzanera firmó un principio de acuerdo con el ente en el cual se comprometía a indemnizar a los familiares de las cuatro personas que fallecieron en la acción.