Ordenan traslado de Musa Besaile a una guarnición militar

La Corte Suprema de Justicia precisó que el traslado se solicitó por cuestiones de seguridad asociadas a la colaboración con la justicia que el exsenador podría entregar en los próximos días.

Musa Besaile fue el senador más votado del Partido de la U en las elecciones de 2014.Archivo particular.

En las últimas horas, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ordenó el traslado del exsenador Musa Besaile al Batallón de Policía Militar Nº13, en Puente Aranda. Desde octubre de 2017, Besaile se encontraba en el patio de servidores públicos de la cárcel La Picota, sur de la capital del país, luego de entregarse a las autoridades en el departamento de Córdoba.

Fuentes del alto tribual manifestaron que el traslado tiene que ver con problemas de seguridad asociados a la colaboración que el excongresista de la U podría entregar en los próximos días. Besaile es investigado por haberle pagado $2.000 millones al exfiscal Luis Gustavo Moreno a cambio de detener una supuesta orden de captura que iba a emitir la Corte Suprema en su contra por un proceso de parapolítica. (Le podría interesar: Senador Musa Besaile es enviado a la cárcel La Picota)

Besaile, por medio de su abogado, Jaime Granados, radicó en diciembre de 2017 una matriz de colaboración donde pone de presente su deseo de contar todo lo sabe a cambio de recibir beneficios en procesos que tiene en su contra. Aunque no se conoce qué beneficios tendría ni en qué procesos está dispuesto a colaborar, la Corte deberá estudiar esa petición. Este viernes, sobre las 10 de la mañana, las partes se reunirán para seguir con el estudio de esa petición

“Aquí no se está haciendo nada distinto que colaborar con la administración de justicia sobre temas en donde mi cliente es testigo. A partir de ese carácter de ser testigo, le permite tener conocimiento de primera mano y no de referencia, ni de oídas, de asuntos sobre los cuales podrían ser de interés de la administración de justicia”, explicó Granados el pasado 18 de diciembre. (Lea también: Musa Besaile, primer congresista llamado a juicio por el cartel de la toga)

De acuerdo con la investigación, Luis Gustavo Moreno no fue el único beneficiario de esos $2.000 millones. También se habría favorecido el magistrado Gustavo Malo Fernández, quien tenía en su despacho la investigación del excongresista por parapolítica. Ese pago, al parecer, se habría hecho con dineros de la Gobernación de Córdoba obtenidos de manera ilegal. La entrega del dinero, igualmente, fue corroborada por el exgobernador Alejandro Lyons; su padre, Luis Ignacio Lyons y el propio exfiscal Moreno. Para la Corte, no existe duda de que se hizo ese pago.