Oscar I. Zuluaga presentará denuncia por supuesto complot contra su campaña presidencial

Denunciará al jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia, el almirante (r) Álvaro Echandía, tras conocerse apartes del testimonio que el exdirector del CTI, Julián Quintana, rindió ante la Corte Suprema de Justicia.

Almirante (r) Álvaro Echandía, jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia. / Archivo

Un revolcón generaron las declaraciones que entregó bajo juramento el exdirector del CTI, Julián Quintana, a la Corte Suprema de Justicia en el marco del proceso que se adelanta contra el expresidente Álvaro Uribe por las supuestas “chuzadas” al proceso de paz. Quintana confirmó en Noticias RCN esta tarde lo que testificó ante el alto tribunal el pasado miércoles 9 de noviembre: que la investigación se originó luego de un reporte que entregó el propio jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), el almirante en retiro Álvaro Echandía. La defensa de Oscar Iván Zuluaga le dijo a El Espectador que el próximo miércoles 16 de noviembre denunciará a Echandía por esta razón.

Todo se originó por la investigación que adelantó Quintana, como director del CTI, contra los dirigentes del Centro Democrático por la supuesta filtración que habría hecho el ‘hacker’ Andrés Sepúlveda al proceso de paz. En contienda electoral para las elecciones presidenciales en 2014, la Fiscalía de Eduardo Montealegre acusó a la campaña de Oscar Iván Zuluaga de haber contratado a Sepúlveda para boicotear las negociaciones de paz con las Farc.

Con bombos y platillos, y con un allanamiento realizado en los primeros días de mayo de 2014 a las oficinas de Sepúlveda, la Fiscalía presentó el caso como la mayor amenaza a las negociaciones con la guerrilla. Inmediatamente se conocieron nuevos nombres que habrían participado en el plan del Centro Democrático: el ‘hacker’ español Rafael Revert y su colega, el ecuatoriano Daniel Bajaña. Asimismo, Sepúlveda terminó negociando con la Fiscalía de Montealegre, firmó un preacuerdo de 10 años de cárcel y dio rienda suelta a sus declaraciones contra los dirigentes del Centro Democrático.  Bajaña también terminó colaborando con la justicia.

Al primero en imputarle cargos fue al asesor de la campaña presidencial de Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos, quien al saber del proceso en su contra se fue a EE.UU y pidió asilo. Luego, la Fiscalía sostuvo la hipótesis, basándose en las declaraciones de Sepúlveda, de que Oscar Iván Zuluaga y su hijo, David Zuluaga, también conocieron de las supuestas interceptaciones. A ellos no se les ha imputado cargos. A su vez, la Corte Suprema de Justicia comenzó una investigación para establecer si el expresidente y senador Álvaro Uribe tenía alguna relación con los hechos.

Fue en medio de esa investigación -que lleva en la Corte más de dos años- que fue llamado a declarar el exdirector del CTI, Julián Quintana, para que explicara cómo se dio origen a la investigación del caso del ‘hacker’. En mayo del año pasado, Quintana aseguró que la Fiscalía tenía información de que “el ‘hacker’ Sepúlveda fue contratado conscientemente por la campaña (de Zuluaga) para adelantar actividades ilegales, como la recopilación de información de inteligencia apoyándose en funcionarios del Ejercito, de la Dirección Nacional de Inteligencia, para sabotear el proceso de paz, que era una estrategia de campaña para deslegitimar al presidente Santos”. (Vea: Campaña de Zuluaga tenía conocimiento de las actividades ilegales del ‘hacker’ Sepúlveda: Fiscalía

El pasado miércoles 9 de noviembre, ante la Corte Suprema de Justicia, Quintana fue citado para declarar dentro del proceso que se adelanta contra el senador Uribe. Ahí sostuvo que si bien había indicios de que Luis Alfonso Hoyos supo de las presuntas actividades ilegales de Sepúlveda, el expresidente, Óscar Iván Zuluaga y su hijo David no lo sabían. Y agregó que Uribe tampoco: “En la investigación no se encontró evidencia de la participación de Álvaro Uribe. Mientras fui director del CTI no se recopiló evidencia de lo que decía el ‘hacker’ de que Uribe tenía conocimiento y participó (en el complot de la campaña contra el presidente Santos)”.
“Lo que hay en la Fiscalía y mientras fui director del CTI se tenía evidencia de que se podía demostrar la posible responsabilidad del doctor Hoyos. Pero frente a Iván y David Zuluaga no hay evidencia que demuestre su responsabilidad”, le dijo a Noticias RCN.

Lo más grave de sus declaraciones fueron los señalamientos contra el director de la DNI, el almirante (r) Álvaro Echandía. Según Quintana, fue gracias a un informe que le entregó Echandía personalmente a él que se iniciaron las investigaciones contra el ‘hacker’: “Concretamente, el director de la Dirección Nacional de Inteligencia, el almirante Echandía, entregó la información al suscrito. En mis manos entregó la información de la cual luego se abrió una investigación, previa verificación. Fue un documento muy plano donde daba algunos criterios generales sobre una persona que estaba espiando el proceso de paz. Lo identificaban y decían que tenía una oficina”.

Fuentes cercanas al proceso que cursa en la Corte Suprema contra el expresidente Uribe aseguraron que Quintana, en el alto tribunal, entregó aún más información de lo que dijo en Noticias RCN. Ante la Corte precisó que existía información de que los tres ‘harckers’ que trabajaron en la campaña del Centro Democrático eran pagados por la Dirección Nacional de Inteligencia.  Otro de los hechos que señaló Quintana en RCN fue una reunión que sostuvo con Echandía cinco días antes de rendir su declaración.

“El día viernes nos reunimos y le manifesté que estaba citado por la Corte. Me dijo que le preocupaba el tema, no sé cuál sería la preocupación. Le dije que íbamos a decir lo que estaba en la investigación. Le dije que iba a decir lo que me constaba, lo que era cierto”. Al parecer, la reunión se dio en la casa de Echandía y, según portales como Las 2Orillas, al exdirector del CTI Echandía le habría ofrecido ser el nuevo jefe de la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) si guardaba silencio. Finalmente, Quintana pidió protección de la Fiscalía para él y su familia tras rendir esta declaración.

Al ser consultado sobre el tema, Jaime Granados, abogado de Oscar Iván Zuluaga, señaló que “es muy grave lo que Quintana ha manifestado de que antes de esta declaración fue abordado por Echandía y le ofreció la dirección de la UIAF para evitar su declaración el miércoles 9 de noviembre”.  Por esa razón, y ante los otros señalamientos que hizo Quintana en la Corte Suprema, denunciarán al almirante (r) Álvaro Echandía ante la Fiscalía.

Para la defensa de Zuluaga, este testimonio de Julián Quintana es una clara evidencia de lo que han denunciado durante dos años: la supuesta filtración del Gobierno en la campaña de Óscar Iván Zuluaga. A esto se suman las pruebas que el mismo Álvaro Uribe llevó ante la Comisión Interamericana de Derecho Humanos y el Senado de Estados Unidos sobre la supuesta persecución del gobierno Santos.