Investigador del CNE pide formularle cargos

Óscar Iván Zuluaga, ¿contra las cuerdas?

El Espectador revela la ponencia de 79 páginas de Carlos Camargo, magistrado del Consejo Nacional Electoral. Allí pide abrir formalmente investigación contra la campaña “Zuluaga Presidente” por la financiación de Odebrecht.

Óscar Iván Zuluaga. / David Campuzano

“De acuerdo con los hechos conocidos hasta el momento, hay mérito suficiente para iniciar investigación administrativa y formular cargos contra los responsables de la campaña del señor Óscar Iván Zuluaga Escobar en el año 2014”. La frase aparece en la página 71 de la ponencia que esta semana les presentó Carlos Camargo a sus colegas del Consejo Nacional Electoral (CNE). El documento, que hoy hace parte del estudio de los magistrados de ese tribunal, es concluyente al advertir que hay pruebas graves de la entrada de dineros de la multinacional Odebrecht a la campaña de Zuluaga. En concreto, 1,6 millones de dólares que la firma brasileña le habría pagado directamente al estratega político José Eduardo Cavalcanti de Mendonça, más conocido como Duda Mendoza.

La ponencia de Camargo, que tiene contra las cuerdas al curtido dirigente político del Centro Democrático Óscar Iván Zuluaga y a su guardia pretoriana, fue conocida por El Espectador. Además de las confesiones que le hizo Duda Mendonça a la revista Veja de Brasil –en donde contó que Odebrecht le pagó ese dinero por su asesoría a la campaña presidencial de Zuluaga en 2014–, el magistrado investigador sustentó esta formulación de cargos en las declaraciones de Eleuberto Antonio Martorelli, expresidente de Odebrecht en Colombia. Dichas versiones fueron tomadas por fiscales colombianos en Brasil el 23 de febrero y el 27 de abril pasados. Asimismo, Camargo tuvo en cuenta la declaración de Luiz Antonio Mameri, presidente de la firma para América Latina.

Por razones de confidencialidad, el magistrado Camargo no transcribió en su ponencia esas pruebas testimoniales, pero está claro que si las cita como evidencias contundentes contra Zuluaga y su campaña es porque, en esencia, confirman la versión que dio el propio Duda Mendonça respecto del patrocinio ilegal de Odebrecht. De hecho, cuando Camargo cita los testimonios de Martorelli y Mameri dice que estos “constituyen un indicio serio de la ocurrencia de infracciones a las reglas de financiación en esa campaña”. Y a renglón seguido la ponencia dice: “La suma que habría donado la persona jurídica extranjera, multinacional Odebrecht, por concepto de pago adicional de publicidad electoral al señor José Eduardo Cavalcanti de Mendonça, corresponde a 1’600.000 dólares”.

Intimidades del expediente

El caso estalló el pasado 1° de febrero, cuando se conocieron las revelaciones de Mendonça a la revista Veja de Brasil. Una semana después, el magistrado Carlos Camargo –de origen conservador– dispuso la apertura preliminar del proceso. El episodio tuvo un impacto mediático tan hondo que obligó a Óscar Iván Zuluaga a anunciar que se apartaba de la carrera por la Presidencia en 2018 hasta que se aclarara lo sucedido. Desde mediados de febrero, además de ordenar que se recibieran las declaraciones de Zuluaga, su hijo David Zuluaga –quien ofició como gerente de campaña– y varios miembros del círculo de poder del excandidato, el magistrado del CNE pidió escuchar en declaración al publicista Mendonça y a varios directivos de Odebrecht, como Luiz Bueno.

Para tal fin, Carlos Camargo dispuso entonces que se iniciaran los trámites diplomáticos para poder adelantar estas diligencias. No obstante, nunca logró acceder a los protagonistas del escándalo. ¿La razón? Como el CNE es una autoridad administrativa y no judicial, no tenía competencia para solicitar tales pesquisas. Camargo se quejó de esta situación en su ponencia. Allí señaló que su despacho se enfrentó a múltiples dificultades, pues al “carecer de jurisdicción para adelantar de manera independiente la recolección del material probatorio”, tuvo que recurrir a las evidencias que le enviaron la Procuraduría y la Fiscalía. Según Camargo, a pesar de que se expidieron diversas solicitudes de cartas rogatorias para que por conducto de la Cancillería colombiana se tomaran esas versiones, siempre se negó esa vía, por transgredir los convenios internacionales.

No obstante, el magistrado investigador no se quedó quieto. Pidió todas las versiones del caso que entregaron los directivos de Odebrecht en Brasil; solicitó el registro de entradas y salidas de Colombia de Duda Mendonça, sus asesores y varios enlaces de la multinacional; dispuso establecer los contratos de Daniel García Arizabaleta –integrante de la campaña de Zuluaga– con Odebrecht y pidió los registros de los viajes de la campaña a Brasil para contratar a Mendonça. Precisamente, el 4 de febrero de 2014 viajaron a São Paulo el candidato Zuluaga, su hijo David y el hoy senador Iván Duque, para reunirse con el estratega político. Por esos tiquetes se canceló la suma de $8’847.483, además de 814 dólares por las tres noches que pasaron en el hotel São Paulo Airport Marriot.

Fue en esa ocasión que la campaña Zuluaga se vio por primera vez con Duda Mendonça y su staff profesional, pero solo perfeccionaron el contrato con él varias semanas después. El acuerdo con el veterano publicista Mendonça hizo que la campaña suscribiera seis contratos con tres diferentes compañías controladas por el brasileño –MBP Marketing Político SAS, MBP Estrategia E. Criacao Limitada y JECM Escritorio de Consultoría Limitada– por un valor total de 1’649.578 dólares, que equivalían para la época a $3.139 millones. Óscar Iván Zuluaga, David Zuluaga, el auditor de la campaña Víctor Poveda y el director financiero Miguel Franco explicaron en detalle al magistrado Camargo los pagos realizados a Mendonça, los alcances del acuerdo y el manejo de la publicidad.

David Zuluaga contó que el pacto con Mendonça fue solamente por 1,6 millones de dólares, que así se hizo porque su asesoría sería apenas por dos meses de campaña –entre abril y junio de 2015– y que, además, sería la puerta de entrada del estratega político brasileño a otras campañas políticas colombianas. ¿Pero, entonces por qué Duda Mendonça declaró a la revista Veja que Odebrecht le había pagado 1,6 millones de dólares más? La tesis del magistrado Camargo es que la multinacional terminó de ajustar los honorarios que inicialmente le había pedido el publicista al entonces candidato Zuluaga. En desarrollo de las declaraciones tomadas por el magistrado Camargo, salió a relucir el nombre de Daniel García Arizabaleta como el puente entre Zuluaga, Odebrecht y Duda.

“Daniel (García) asistió a la reunión (en São Paulo) por la sencilla razón de que él nos había ayudado a hablar con la gente de Odebrecht y les había pedido a los señores de Odebrecht que nos ayudaran a encontrar una asesoría política y estratégica y publicitaria de alto nivel en Brasil. La campaña a finales del mes de diciembre de 2013 había identificado claramente la necesidad de contratar un asesor de peso internacional, experto en temas de publicidad electoral. Mi padre directamente consultó con varias personas sobre dónde podía buscarse una asesoría que fuera oportuna a la luz de las necesidades de la campaña, y de varios recibió el consejo de que buscáramos en Brasil. ¿Por qué? Porque los publicistas brasileños tenían muy buena reputación en el ejercicio de sus funciones y porque además muchos habían tenido éxito no solo en Brasil, sino en otros países”, declaró David Zuluaga.

Y explicó: “Nosotros sabíamos que Daniel García había trabajado con Odebrecht, para ese momento una compañía sobre la que no existía cuestionamiento alguno. Daniel había trabajado con ellos entre 2010 y 2013, antes de su vinculación a la campaña al Congreso del Centro Democrático, y por lo tanto nos pareció perfectamente natural pedirle a Daniel que si podía hablar con la empresa Odebrecht a ver si ellos podían ayudarnos a ubicar a algún publicista, y dijeron que efectivamente podían facilitar el encuentro con el señor Duda Mendonça, razón por la cual tanto Daniel como el ejecutivo de Odebrecht que asistió estuvieron presentes en la reunión en São Paulo”. Ese ejecutivo de Odebrecht se llama Luiz Batista y es uno de los protagonistas del enredo.

Óscar Iván Zuluaga también reveló aspectos claves en el proceso. En sus versiones ante el CNE dijo que jamás sospechó de la firma Odebrecht y que accedió a que dicha multinacional indagara por publicistas en Brasil para su campaña porque la compañía tenía prestigio. “Me llamaba la atención que su socio principal en algunos de sus proyectos en Colombia era el grupo Aval del señor Sarmiento Angulo”, relató. Zuluaga contó también que tras ese primer encuentro con Duda en São Paulo quedó impresionado y que incluso le preguntó por qué estaba dispuesto a ayudarlo si para ese momento su candidatura no despegaba. “Me respondió el señor Duda Mendonça: ‘Para ser presidente de un país se requiere contenido y a usted le sobra contenido, yo lo puedo ayudar a ser presidente de Colombia’”.

Zuluaga jamás reconoció que supiera del pago de Odebrecht a Mendonça. En cambio, sí explicó cómo negoció la campaña con el brasileño, que inicialmente le ofrecieron tan solo 1 millón de dólares pero que él, al final, según el excandidato, aceptó trabajar por 1,6 millones de dólares. Al final de la ponencia del magistrado Camargo se menciona la declaración que entregó Daniel García Arizabaleta. Aunque en la mayoría de sus versiones prefirió guardar silencio para no incriminarse, sí reconoció un dato que llamó la atención del magistrado Camargo: que en febrero de 2014 Odebrecht le pagó el viaje a Brasil y los costos de hospedaje en São Paulo para que pudiera asistir a la reunión de la campaña Zuluaga con Duda Mendonça.

“Mis costos, tiquete y alojamiento fueron solventados por la empresa Odebrecht. Yo en ese momento no estaba trabajando en la campaña presidencial, mi trabajo fue durante ese tiempo en la campaña al Congreso de la República. Los otros costos no me constan”, declaró García Arizabaleta, quien fue retirado del Centro Democrático por cuenta del escándalo. Al margen de las explicaciones de Óscar Iván Zuluaga, su hijo David y la cúpula de esa campaña, para el magistrado Carlos Camargo hay pruebas sólidas de que se excedieron los topes de financiación y que se burló la ley al aceptar millonarios pagos al asesor Duda Mendonça provenientes de una multinacional interesada en varios proyectos en Colombia. “Sí existió vínculo entre los miembros de campaña y la multinacional”, advirtió la ponencia.

“El señor García Arizabaleta fue miembro activo de la campaña ‘Zuluaga Presidente’, desempeñándose en el cargo de asesor en las regiones; de igual forma se evidenció que tuvo un vínculo contractual con la multinacional Odebrecht, relación que conllevó a la conexión entre la campaña ‘Zuluaga Presidente’, la multinacional Odebrecht y el publicista José Eduardo Cavalcanti de Mendonça, aunado a la declaración juramentada del señor Eleuberto Antonio Martorelli, exdirectivo de Odebrecht en Colombia (…) Este material da cuenta de su aparente participación como determinante en la presunta violación a la prohibición sobre aportes de personas jurídicas extranjeras en las campañas electorales”, concluyó el proyecto de fallo en poder de este diario.

Por esa razón, la ponencia plantea formularles cargos al excandidato Zuluaga, a su hijo David Zuluaga como gerente de la campaña y a García Arizabaleta. ¿La infracción? Recibir dineros de empresas extranjeras y su posterior ocultamiento para evadir la norma. Los demás integrantes de la campaña, en criterio del magistrado Camargo, no tienen responsabilidad alguna en este proceso. Para el primero de junio fue citada la sala plena del CNE para discutir esta “papa caliente” (la fecha coincide con la publicación de todos los archivos del caso en Brasil). Ese día Camargo les mostrará a sus colegas las declaraciones de los exdirectivos de Odebrecht que hunden la campaña de Zuluaga. Fuentes de ese tribunal electoral señalaron que, aunque el trabajo de Camargo ha sido juicioso, también lo es que el principal protagonista del escándalo, Duda Mendonça, no ha podido ser escuchado por el CNE y todavía no ha ratificado ni desmentido lo que le dijo a la revista Veja.

El magistrado Camargo defenderá su proyecto con uñas y dientes, pero en el seno de la corporación electoral aún rondan las dudas. El lío es que los magistrados están contra el tiempo. Si antes del 15 de junio no ha habido una decisión de fondo en este expediente, la figura de la prescripción operará. Mientras tanto, el reloj sigue su curso.

El escándalo de Odebrecht

Desde finales de diciembre de 2016 empezó a publicarse información sobre el escándalo de corrupción de Odebrecht. Los primeros en caer fueron el exviceministro de Transporte y exdirector del INCO, Gabriel garcía Morales, y el excongresista Otto Bula. El primero aceptó que recibió US$6,5 millones para direccionar a favor de la firma brasileña la licitación del sector II de la Ruta del Sol, en 2009. Al segundo lo procesan por recibir, supuestamente, US$4,6 millones para realizar gestiones que permitieran la aprobación de la adición al contrato de la vía Ocaña-Gamarra, de la Ruta del sol, que estaba en poder de Odebrecht.

A lo largo de los meses se fueron conociendo más nombres de los salpicados en el escándalo, entre los que aparecieron Óscar Iván Zuluaga y el exgerente de la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos, Roberto Prieto.

El próximo 1° de junio se conocerá toda la historia del escándalo mundial cuando la justicia de Brasil y EE. UU. revelen toda la información que le entregaron más de 70 directivos de Odebrecht.