Óscar Iván Zuluaga reiteró que su campaña presidencial fue infiltrada

El presidente del Centro Democrático aseguró que su exasesor espiritual, Luis Alfonso Hoyos es una persona honorable.

Tres horas duró la declaración del presidente del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga ante el despacho del magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, José Luis Barceló en el marco de la investigación que se adelanta por la relación que tuvo el ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda Ardila en su campaña presidencial.

Zuluaga, quien prefirió no dar detalles sobre las preguntas o respuestas que dio en la diligencia argumentando que se debe respetar la reserva del proceso, reiteró que su campaña fue infiltrada. Ante esto con esta acción se le hizo un daño enorme a sus aspiraciones presidenciales. “Hace un año estábamos celebrando el triunfo en la primera vuelta”.

El exministro de Hacienda espera que se resuelva rápidamente este caso y se descubra toda la verdad. Frente a los señalamientos de la Fiscalía General contra el exasesor espiritual de su campaña, Luis Alfonso Hoyos, el excandidato aseguró que desde hace muchos años lo conoce, calificándolo como una persona íntegra.

El ente investigador tiene evidencia, según indicó el director del CTI Julián Quintana, que toda la información obtenida de manera ilegal por el ‘hacker’ le fue entregada a Hoyos –quien actualmente se encuentra en Estados Unidos- quien es considerado como el autor intelectual de las interceptaciones ilegales.

Se espera que en los próximos días declaren en esta investigación los 'hackers' Rafael Revert y Daniel Bajaña Barragán (quienes trabajaron en la oficina de Sepúlveda), así como Luis Alfonso Hoyos, la actriz Lina Luna y el mismo Andrés Fernando Sepúlveda (condenado a 10 años de prisión).

Con estos testimonios se busca establecer la forma en cómo llegó Sepúlveda a la campaña presidencial, la informaición que recolectó y divulgó en la página DiálogosAVoces y en las redes sociales, así como el conocimeinto que tenían las directivas de la campaña frente a las actividades ilegales dirigidas a recolectar datos de los negociadores de las Farc.