Otorgan casa por cárcel a dos exdirectivos de Reficar

Se trata del expresidente Reyes Reynoso Yáñez y del exvicepresidente Felipe Laverde Cardona. La medida contra los demás involucrados se conocerá en los próximos días.

En los próximos días el juez tomará la medida sobre los otros exdirectivos.Archivo particular.

Un juez le dio hoy casa por cárcel al exvicepresidente de Reficar, Felipe Laverde Cardona y a uno de los expresidentes de la sociedad, Reyes Reynoso Yáñez. En el caso de Laverde, el juez consideró que existe material suficiente para concluir que sufre de problemas renales que no son posibles de atender en un hospital. En el caso de Reinoso, el funcionario judicial determinó que no tiene antecedentes penales.

(En contexto: Fiscalía llamó a juicio a cúpula de Reficar)

La decisión sobre los otros implicados en el escándalo de la construcción de la Refinería de Cartagena (Reficar), es decir, Nicolás Isaksson Palacios, líder del grupo legal de Reficar desde 2013; los directivos de CB&I Philip Kent Asherman y Massoud Deudehban, y el revisor fiscal de Reficar entre 2013 y 2015, Carlos Alberto Lloreda, se conocerá en los próximos días. El pasado 2 de agosto, estos directivos se declararon inocentes de los sobrecostos que llegaron, por lo menos, a los $610.000 millones.

Según la Fiscalía, ellos serían los responsables de firmar convenios que terminaron por afectar las arcas del Estado y que permitieron el pago de facturas que nada tenían que ver con la obra, como, por ejemplo, cuentas de bebidas alcohólicas, masajes de spa y alquiler de vehículos de alta gama.

(Le puede interesar: El expediente Reficar en la Contraloría)

La Fiscalía también cuestionó, en su momento, la forma en que se aprobó y avaló el retiro de Glencore –socia de Ecopetrol– como socio estratégico del proyecto de Reficar sin haber recibido alguna sanción y violando los parámetros establecidos en los Conpes 3312 de 2004 y 3636 de 2005.

Por este motivos fueron imputados por interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documentos. Según la Contraloría, se trata del más grave episodio de derroche en materia de obras públicas en la historia de Colombia.