Otro testigo se retractó en proceso contra exgobernador de Santander

Aseguró que no tiene claridad sobre los hechos narrados en contra de Hugo Aguilar.

Ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el desmovilizado jefe paramilitar Alexander Gutiérrez se retractó de las declaraciones que hizo en contra del exgobernador de Santander, coronel Hugo Eliodoro Aguilar.

Gutiérrez aseguró que "no recuerda" haberse reunido ni haber estado presente en eventos en los que Aguilar les hubiera solicitado apoyo político o electoral a los grupos paramilitares que operaban en la zona de Boyacá y Santander.

"No puedo decir que sí lo hice, o que si hablé con él, la verdad no recuerdo haberlo hecho" aseguró el testigo explicando que las declaraciones presentadas en su versión libre fueron motivadas por un tercero puesto que no se acordaba de los dichos hechos ya que estaba borracho.

Igualmente indicó, frente a las declaraciones de los magistrados que fue mucho después de los hechos narrados que pudo identificar quién era el coronel Aguilar pese a que su nombre ya le era familiar.

Debido a las constantes contradicciones en su testimonio, el exparamilitar reiteró bajo la gravedad del juramento que estuvo tomando por tres días con un grupo de compañeros por lo que manifestó que no recuerda los hechos narrados ni haber acompañado en una caravana al entonces candidato a la Gobernación de Santander a una reunión con los comandantes paramilitares.

El testigo aprovechó la oportunidad para señalar que aprovechaba esta oportunidad para dar claridad a los hechos, indicando que un superior de apellido Zambrano fue quien le comentó días después su participación en la caravana de escoltas y la presencia de Hugo Aguilar.

"Yo di mi versión libre porque Zambrano me lo dijo", indicó el desmovilizado aclarando que su testimonio fue por un comentario hecho por otra persona cuando él le preguntó porque tenía una cicatriz en su rostro a lo que le respondieron que se la había hecho cuando se cayó en la moto en la realización de la caravana.

El exgobernador de Santander es procesado por el delito de concierto para delinquir y se encuentra privado de su libertad en la cárcel Picota de Bogotá desde hace más de un año y medio. 

Temas relacionados