Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 1 hora

“Pablo Felipe Robledo es un mentiroso”: Jorge Moreno

El llamado zar de la seguridad acusa al superintendente de Industria y Comercio de haber usado testigos y pruebas falsas en su contra. Lo denunció en la Fiscalía.

Jorge Moreno es conocido como el  zar de la seguridad. / Andrés Torres
Jorge Moreno es conocido como el zar de la seguridad. / Andrés Torres

Jorge Moreno está en el radar de la SIC porque, supuestamente, ha puesto a varias empresas de vigilancia a participar en licitaciones al tiempo. Legalmente, una persona (natural o jurídica) solo puede participar con una empresa por proceso. Así mismo, presuntamente se ha puesto de acuerdo con otras empresas para acordar precios. Hoy hay ocho empresas y 32 personas investigadas por esto. Moreno, cuya empresa familiar es Guardianes, rechaza los señalamientos y acaba de denunciar al superintendente, Pablo Felipe Robledo, ante la Fiscalía. (Lea: “Haré mi trabajo independientemente de lo que piensen los investigados”: Superindustria)

Usted ayer presentó una denuncia contra el superintendente Pablo Felipe Robledo, ¿por qué?

Desde hace más o menos un año y medio hemos venido siendo objeto de una permanente persecución por parte de este funcionario. Ha llegado a extremos tales que nos vimos en la única opción de hacer una denuncia penal por todas las actividades y conductas del funcionario contra mí.

¿Por qué tendría interés en perseguirlo?

Nosotros tuvimos infortunadamente que ver con una investigación en la que se vio involucrado un familiar del superintendente. Así que es posible que sea ese el motivo.

Explíquenos, por favor, el asunto del familiar del superintendente Robledo. Se trata de Mauricio Hernández, que usted asegura es tío del él y que se supone está vinculado a una investigación. ¿Qué tiene que ver con usted y con el superintendente? ¿Por qué ese sería un motivo para que Pablo Felipe Robledo lo investigara?

La Unidad Nacional de Protección es una institución que creó el Estado para encargarse de la protección de los funcionarios y personas que estén en peligro. Ese fue un programa que se originó en el Ministerio del Interior y de Justicia, en el cual el viceministro era Pablo Felipe Robledo. La empresa Vice se ganó un contrato de alrededor de cinco años y luego el contrato pasó a la UNP. Mauricio Hernández era el interventor del contrato de Vice. Después, ocho empresas en tres uniones temporales en una licitación se ganaron ese contrato y desplazaron a Vice. En una de esas uniones temporales, que se llama Protección 33, está Guardianes, que es la empresa de mi familia. El supervisor era Mauricio Hernández.

¿Y cuál fue el lío?

Como a los siete meses, el señor Merchán (el de Transparencia de la Presidencia) empezó a averiguar unas acciones irregulares. El gerente de la unión temporal apoyó ese operativo y cogieron a un tipo pidiendo dinero. Se vino toda la investigación y salió salpicado el tío del superintendente.

¿Está seguro de que es el tío de Pablo Felipe Robledo?

Obviamente. Está casado con su tía Lina del Castillo. También estoy seguro de que está siendo investigado. Es de conocimiento público.

Si la unión temporal estaba conformada por tres empresas, ¿por qué la emprenderían contra ustedes nada más?

La emprendieron contra todas las empresas, pero se ha focalizado contra mí porque al señor superintendente le he reclamado mucho dentro del proceso. De hecho, no me ha querido entregar las pruebas. Le he puesto tutelas, reclamaciones, quejas en la Procuraduría y entiendo que está muy molesto conmigo por eso. He reclamado mis derechos dentro de ese proceso.

Hasta ahora el superintendente ha sido uno de los funcionarios del gobierno más destacados. ¿Por qué se molestaría porque usted ejerza sus derechos?

El trato del superintendente conmigo ha sido muy distinto que con los otros investigados de todos los sectores del mercado. En los otros sectores no ha tenido actuaciones tan personales como lo ha hecho conmigo.

Por eso mismo no se entiende de dónde sale todo esto.

Él lo sabe y por ende tendrá que ser materia de investigación.

¿Cómo se conocieron ustedes?

No lo conozco.

Lo otro que usted menciona en su denuncia es el tema de Orlando Barrios, el testigo que se retractó. ¿Quién es él?

Es un señor que trabajó en una de las compañías que están siendo investigadas. Covasec, más precisamente. La SIC lo investigó, le pidieron su computador personal y él no quiso entregarlo. El señor superintendente le inició un proceso por obstrucción a la justicia a esa empresa y les puso una multa de $1.500 millones, creo que en 2015. Al cabo de un tiempo lo contactan para que declare contra mí. Todo esto sucede después de la multa.

¿Qué declaró él ante la Superintendencia?

Dijo que todas las empresas (investigadas) eran mías y que recibía utilidades de estas. No he recibido nada, ni siquiera de la empresa de mi familia porque es de mis hijas y su mamá. Jamás se han repartido las utilidades de la empresa. Siempre se capitalizan.

¿En 15 años usted nunca ha recibido utilidades de la empresa? Eso es difícil de creer.

He recibido sueldos y bonificaciones.

Después de que Barrios declarara, ¿qué sucedió?

Yo lo denuncié por mentir. Luego él se retractó. El pliego de cargos de la SIC estaba el 80% fundamentado en la versión de Barrios. Ahí se le cayó la investigación a la SIC. Creo que por eso también es que el señor Robledo me tiene bronca. Yo le tumbé su testigo.

Según su denuncia, ¿el superintendente Robledo ha mentido?

Totalmente. El señor Robledo es un mentiroso. El día 28 de enero sale Pablo Felipe Robledo a los medios con el vicefiscal diciendo que hay un cartel de la seguridad y que el señor Perdomo ya tenía 17 personas imputadas e iba pasar a realizar extinción de dominio. Ese día me condenó. Ya se sabía que en la segunda instancia también me iban a condenar. En la resolución se abrió investigación y se formularon cargos al tiempo, acción totalmente ilegal, por 252 procesos. Guardianes contestó que en esos 252 procesos no participaron. En Colombia anualmente se expiden 3.000 licitaciones de vigilancia, esta empresa solo participó en 24 y se ganó 3. Entonces se preguntó por qué nos incluían en 252. También se le solicitó al superintendente que sometiera las grabaciones del interrogatorio de Barrios a un perito.

¿Cómo conoció esas grabaciones?

Estaban en el proceso, además, editadas. También solicité los videos del interrogatorio y me las negaron.

Usted en su denuncia dice que Robledo obtuvo correos suyos ilegalmente. Esa es una acusación muy grave.

El superintendente recogió mis correos personales, yo no tengo correos institucionales, hasta correos que ni siquiera había abierto. Le pregunté a Robledo acerca de cómo los obtuvo y la cadena de custodia, porque hasta donde sé la SIC no tiene facultades de policía judicial. A mis teléfonos se les va la voz y uno supone que lo están interfiriendo.

Pero la SIC sí puede recurrir a policías judiciales para investigar.

Claro, pero el señor Robledo ha hecho todo sin ningún juez de garantías. Mire, en el sector de la vigilancia es imposible que haya corrupción porque precios, armas, uniformes, capacitación, todo está regulado por la ley, todos los años sale una regulación de precios. No hay manera de que las empresas se pongan de acuerdo con los precios.

El superintendente también lo acusó de haber metido un mico en la ley de seguridad que cursaba en el Congreso.

Eso sí es el colmo y fue lo que me motivó a formular la denuncia. No conozco a ningún senador de los que conforman la comisión y tampoco se me pidió un concepto. Hasta le pedí a los senadores que certificaran sobre algún ingreso mío al Congreso.

¿Seguro que nunca se ha beneficiado de las otras empresas investigadas?

Tangencialmente habré asesorado a Comsenal, Covasec. No tengo ninguna relación personal o de dinero con estas empresas y todo eso lo sabe el superintendente. En la SIC no se ha respetado el debido proceso y Robledo lo sabe.