Pablo Robledo, en la mira de la Procuraduría por investigación de la SIC a Tecnoglass

El Ministerio Público indaga si el superintendente y varios funcionarios de la entidad filtraron información reservada en una indagación preliminar, lo que constituiría una falta disciplinaria.

Pablo Felipe Robledo, superintendente de Industria y Comercio. Archivo El Espectador.

La Procuraduría General abrió indagación preliminar a varios funcionarios –por determinar– de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), por preguntas irregularidades en una indagación preliminar que adelantaba esa entidad a la empresa Tecnoglass S.A. Lo que el Ministerio Público buscará establecer es si los funcionarios habrían violado la reserva que cobija ese tipo de investigaciones, al permitirle el acceso de esa información a terceras personas.

El caso tiene que ver con una nota periodística que publicó el portal Primera Página donde explicó, entre otras cosas, que el pasado 14 de septiembre funcionarios de la SIC asistieron a las instalaciones de la empresa con sede en Barranquilla. Allí, al parecer, fueron recibidos por Christian Daes Abuchaibe, quien comparte con su hermano, José Manuel (el Yuyo Daes), la dirección de Tecnoglass. A Daes le habrían pedido que se retirara de su oficina y dejara su celular sobre el escritorio.

“Tomaron documentos, copiaron discos duros de computadores de escritorio y portátiles, memorias USB, tablets y otras ‘pruebas’ de diversas oficinas”, dijo, en su momento, Primera Página. La SIC se encontraba indagando si Tecnoglass, a la sombra, consiguió el contrato con la Federación Colombiana de Fútbol para que la empresa Ticket Shop se quedara con la comercialización de las boletas del partido Colombia-Brasil, que se jugó el 5 de septiembre y que, a la postre, terminó en empate. Y esta información, al parecer, tendría confidencialidad.

(En contexto: Tecnoglass estaría detrás de reventa de boletas de eliminatorias de Rusia 2018)

Por eso, el pasado 18 de septiembre, el penalista Jaime Lombana presentó la queja argumentando las supuestas irregularidades cometidas por los funcionarios del SIC. “La SIC, violando la reserva que cobija la indagación preliminar, 'aparentemente, permitió que terceras personas accedieran a ella', en particular, el periodista Héctor Mario Rodríguez publicó en el medio Primera Página afirmaciones deshonrosas contra los señores Daes. Estas afirmaciones 'tergiversadas y falsas sobre los mensajes de texto de que manera ilícita la SIC obtuvo del celular del señor Christian Daes, y adicionalmente da información muy detallada que solo pudo conocer por revelación de funcionarios de la SIC'', reza el escrito del Ministerio Público que citó apartes de la queja del abogado Lombana.

Pide investigar al superintendente Pablo Felipe Robledo

Aunque el Ministerio Público, en su decisión, manifestó que abrieron indagación preliminar a funcionarios que están por determinar, Jaime Lombana nombró los funcionarios que aparentemente habrían incurrido en las presuntas fallas disciplinarias. Entre ellas, se encuentra el superintendente Pablo Felipe Robledo y el superintendente delegado para la protección de la competencia, Jorge Enrique Sánchez Medina.

Lombana también solicitó indagar a los funcionarios de la SIC Francisco Melo Rodríguez, Camilo Alfredo Bustamante Ordóñez, Lina María Díaz Vera, Orlando Enrique Acosta Oñate, Nohemí Rodríguez Pombo, Óscar Fabian Ramírez Torres y Andrés Camilo Capera Tabera. Así, y de acuerdo con la decisión, la Procuraduría citó al penalista “para que precise, ratifique y amplíe el sentido de la queja bajo la gravedad de juramento”. También fueron citados el periodista Héctor Mario Rodríguez, Christian Tadeo Daes Abuchaibe, los funcionarios que el penalista Lombana nombró, entre otras personas.

El Ministerio público también ordenó, entre otras cosas, “realizar visita especial a la Superintendencia de Industria y Comercio con el objeto de obtener los antecedentes del caso, incluyendo la consulta de la documentación contenida en el expediente en el que se adelanta la indagación preliminar (…) en contra de Tecnoglass S.A”.