Padre de niña secuestrada en Fortul pide una prueba de vida

Nohora Valentina Muñoz completa 13 días en cautiverio.

El alcalde del municipio de Fortul, (Arauca), Jorge Enrique Muñoz Calvo y padre de Nohora Valentina, pidió una prueba de vida a los captores de la pequeña que cumple 13 días secuestrada.

“Yo necesito hablar con mi hija, es la única forma que yo tengo para saber que está bien. Necesito una prueba real que me diga que mi hija está bien y que está recibiendo buen trato, eso es lo que necesito”, dijo el angustiado padre quien denunció además que grupos de extorsionistas aprovechan su situación para llamar y exigir dinero por la liberación de la pequeña de 10 años.

Denunció que desde cárceles como la de Valledupar y La Modelo de Bogotá lo llaman para estafarlo, se hacen pasar por los captores de la menor y le piden que compre tarjetas de celular.

“Dicen que supuestamente tienen a la niña, que ya me la van a hacer pasar, que compre tarjetas de celular (…) son unos embaucadores que juegan con el dolor de una familia y con el de una niña”, dijo Muñoz al hacer un llamado para que no utilicen su línea porque espera a que los verdaderos secuestradores se comuniquen y se logre mediar para la liberación de Nohora Valentina.

Por su parte, las autoridades descartaron que la niña haya sido trasladada a Venezuela.

"No descartamos ninguna posibilidad, eso es lógico, pero de acuerdo con los indicios que tenemos no está en Venezuela", afirmó el general Jaime Reyes, comandante de la Décimo Octava Brigada del Ejército.

El traslado de la escolar a Venezuela es una de las posibilidades que tienen los secuestradores para evadir la búsqueda por parte de las autoridades colombianas, que han reforzado su presencia en las zonas fronterizas para cerrar la vía de escape al exterior.

Las operaciones "van bien, son intensas en toda el área", agregó el oficial, que coordina las tareas junto a los mandos de los grupos militares y policiales de elite antisecuestro, que se desplegaron allí desde el mismo día del secuestro.

La menor fue hecha secuestrada el 29 de septiembre cuando se dirigía a su colegio.

El Gobierno ha ofrecido hasta 150 millones de pesos como recompensa por informes que permitan dar con el paradero de la niña, cuyos compañeros de colegio han marchado casi a diario por las calles de Fortul para exigir su inmediata puesta en libertad.