"Parece que el código penal está hecho para no otorgarle beneficios a los Nule"

Así lo manifestó Manuel Nule Velilla al señalar que ellos siempre le han colaborado a las autoridades judiciales.

Ante la jueza 36 de conocimiento, el contratista Manuel Nule Velilla aseguró que han sido ellos los que siempre han estado dispuestos a colaborarle a las autoridades judiciales con el fin de aclarar todos los hechos que tuvieron relación con el llamado ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá y en diferentes partes del país.

“Fuimos nosotros quienes llamados a la Fiscalía General y existen registros que así lo indica. Fuimos nosotros quienes tuvimos la iniciativa y colaboramos de manera integral con la Procuraduría General y la Corte Suprema de Justicia”, precisó.

Pese a esto, indicó el contratista, la justicia no les ha otorgado los beneficios judiciales por esta colaboración, y pese a esto el Estado ha iniciado una persecución “desde todos los frentes” en contra de ellos y sus empresas, las cuales están intervenidas en estos momentos.

“Pero resulta hoy que pese a que hemos cumplido con nuestros compromisos, el compromiso que debería tener la justicia con nosotros ese no se ha podido cumplir, y no entiendo por qué. Yo no le encuentro ningún sentido objetivo. Llevan cinco años investigándonos y no nos han encontrado nada”, precisó Nule Velilla.

El empresario, quien se encuentra privado de la libertad en la cárcel de La Picota de Bogotá, aseguró que siempre las autoridades judiciales “le interponen obstáculos” parea recibir los beneficios que se merecen por la colaboración que han entregado desde hace muchos meses para esclarecer estos hechos de corrupción administrativa en el Distrito.

“Parece que el código penal está hecho para no otorgarle beneficios a los Nule”, indicó el contratista, quien le pidió a la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá que le dé avala al preacuerdo firmado con la Fiscalía General en el proceso que se les adelanta por cuatro delitos y que fue tumbado por la jueza 36 de conocimiento.

En la negociación se establece una pena de seis años y seis meses de prisión tras aceptar los delitos de fraude procesal, falsedad en documento privado, concierto para delinquir y cohecho. Igualmente se comprometen a ser testigos de la Fiscalía en los otros procesos penales y disciplinarios por estos hechos.

Manuel, Miguel y Guido Nule se encuentran privados de la libertad pagando una pena de 14 años de prisión por el delito de peculado por apropiación, el único que aceptaron en la audiencia de imputación de cargos celebrada en febrero de 2012.