Parte civil solicitó llamar a juicio a Santiago Uribe por vínculos con grupos paramilitares

Pide igualmente que el ganadero antioqueño sea investigado por el delito de narcotráfico puesto que la estructura pudo haberse financiado con este tipo de actividades.

El abogado Daniel Pardo Albarracín, quien representa la parte civil,  le solicitó a la Fiscalía General que acuse formalmente al ganadero antioqueño Santiago Uribe Vélez al considerar que dentro de la investigación se demostraron sus vínculos con el grupo paramilitar conocido como ‘Los 12 Apóstoles’. En el documento de 19 páginas se indica que existe evidencia suficiente para emitir resolución de acusación en contra del hermano menor del senador Álvaro Uribe Vélez.

Para el jurista es evidente que en la finca La Carolina, de propiedad de Uribe Vélez, se conformó dicha estructura paramilitar que tenía como objetivo principal adelantar tareas de “limpieza social” en el municipio de Yarumal (Antioquia). En pocos meses dicho grupo se expandió por la región, ampliando así su “razón social” para atacar a todos los que consideraran cercanos, militantes o colaboradores de grupos guerrilleros.

En el municipio de Campamento, resalta, fue asesinado el 25 de febrero de 1994 Camilo Barrientos Durán, quien conducía un camión. Según los testigos y los expedientes revisados en los últimos años la acción se presentó tras acusarlo de ser un auxiliador de la guerrilla. En este sentido se manifiesta que el ganadero junto a otro grupo de empresarios de la zona conformaron, financiaron y ayudaron a expandir a “Los 12 Apóstoles”.

Pardo Albarrcín sostiene que en el desarrollo de la investigación se pudieron identificar a varios de los miembros de dicha estructura paramilitar, resaltando que las actividades iban dirigidas desde la finca La Carolina. “Éste era el lugar de reunión del grupo y sitio del que partían sus integrantes a realizar los actos delincuenciales en horas de la noche, los que por su participación recibían remuneraciones de hasta 250.000 pesos mensuales libres de alimentación”.

“Se encuentra plenamente establecida la existencia del gripo denominado “Los Doce Apóstoles” y se ha señalado como integrantes al capitán Pedro Manuel Benavides Rivera, el teniente Juan Carlos Meneses Quintero, Alexander de Jesús Amaya, el agente Zapata Ocampo, apodado ‘El Ruso’, Santiago Uribe Vélez, Álvaro Vásquez Arroyave, Gonzalo Palacio, Párroco del Pueblo, alias ‘Rodrigo’, quien también era conocido como ‘El Zorro’, ‘El Mono’ o ‘El mono de los Llanos de Culvá’, Héctor Darío Zapata, alias ‘Pelo de Chonta’, William Olaya, el sargento Vélez y empleados de la hacienda La Carolina”.

En el extenso escrito se citan las declaraciones hechas por el teniente Juan Carlos Meneses, comandante de la Policía en Yarumal.  El suboficial en repetidas oportunidades declaró ante la Fiscalía General y organismos internacionales tener conocimiento sobre la existencia de “Los 12 Apóstoles”, sus actividades criminales en diferentes regiones y la relación que tenían con Santiago Uribe Vélez. Incluso dio detalles sobre una reunión que se celebró en la citada hacienda en febrero de 1994.

“Se acordaron los términos en que funcionalmente se pondría al servicio de los intereses de la agrupación, esto es, para que colaborara operativamente, circunstancia ésta que ocurrió, según está probado en el expediente un viernes de 1994, reunión además en la cual se le planteó la forma de pago por su colaboración y hasta apartes se le entregaron para la pintura del parque automotor bajo la responsabilidad del distrito policial”, indica.

Meneses aseguró además que el mismo Santiago Uribe le mostró una lista en la que aparecía el nombre de Camilo Barrientos Durán y otras personas señaladas de ser auxiliadores de la guerrilla. La versión del teniente coincide con la declaración de Alexander de Jesús Amaya, trabajador de la finca, quien aseguró que fue Santiago Uribe quien dio la orden de asesinar al conductor.

“Lo que parece ser claro, más allá de quién o quiénes hayan sido los autores materiales de la muerte de Camilo Barrientos Durán, es que la orden de su física eliminación, todo lo indica, provino o emanó de Santiago Uribe Vélez, como uno de los responsables directos del grupo”. Referencia además declaraciones de dos personeras de Yarumal de la época quienes hicieron expresa referencia a la lista.

“Los 12 Apóstoles” también habrían ejecutado a Alfonso Morales, señalado de ser expendedor de drogas y Manuel Vicente Varelas, acusado de ladrón. Existen otros testigos, precisa el jurista, que señalan a la finca La Carolina como el lugar de reunión de varios empresarios de la región. En dicha propiedad se planearon y ordenaron asesinatos selectivos en contra de un grupo predeterminado de personas.

Cita además las declaraciones de los excomandantes paramilitares Diego Fernando Murillo Bejarano, alias ‘Don Berna’ y Salvatore Mancuso Gómez sobre la relación de Santiago Uribe Vélez con “Los 12 Apóstoles” y su compromiso a la hora de financiar otras estructura armadas ilegales en el sureste de Antioquia. Por estos hechos pide que sea llamado a juicio por los delitos de concierto para delinquir agravado y homicidio agravado.

En su concepto estos testimonios deben ser tenidos en cuenta, puesto que pese a las amenazas y presiones han declarado frente a los hechos que rodearon la creación y expansión de los 12 Apóstoles. Sostiene que en el municipio de Yarumal muchas personas tienen miedo de hablar sobre estos hechos debido a que muchos miembros de esta estructura “se siguen paseando como pedro por su casa” en la región.

Igualmente, teniendo en cuenta las declaraciones de los exjefes paramilitares Daniel Rendón Herrera, alias ‘Don Mario’ y Ramiro Vanoy, alias ‘Cuco Vanoy’, se solicita compulsar copias para que se investigue a Santiago Uribe Vélez por el delito de narcotráfico “pues resulta claro que en desarrollo de las actividades del grupo de ‘Los 12 Apóstoles’ pudieron haberse desarrollado actividades de este tipo con el fin de financiar el sostenimiento y pago de integrantes del grupo paramilitar”.

Finalmente se pide investigar al empresario cafetero y exsenador Ernesto Garcés Soto por su presunta participación en la conformación y financiación de grupos paramilitares en el departamento de Antioquia. Señala que en la investigación adelantada se hizo mención frente a su participación y colaboración en estos hechos.