Parteros y parteras afro buscan su espacio en el Plan Nacional de Vacunación

Noticias destacadas de Judicial

En manos del Juzgado 11 Civil de Bogotá está la acción de tutela con la cual asociaciones de parteras y parteros del Pacífico pretender ser incluidos como personal de salud de primera línea en el Plan Nacional de Vacunación, que ya se desarrolla en el país.

La Asociación de Parteras Unidas del Pacifico y la Asociación de la Red Interétnica de Parteras y Parteros del Chocó, son colectivos que desde la llegada del Covid-19 a Colombia, en febrero de 2020, no han parado un solo día de cumplir su labor en el Pacifico. Buscando ser declarados personal de salud de primera línea, dentro del Plan Nacional de Vacunación, presentaron una acción de tutela que acaba de ser admitida por el Juzgado 11 Civil de Circuito de Bogotá.

Lea también: COVID-19: Corte Constitucional no admite demandas contra la ley de vacunas.

“Entre las razones que tuvimos para interponer esta acción, resaltamos que con la llegada del Covid-19 al país y la posterior emergencia sanitaria que se desató, parteras y parteros han seguido atendiendo las necesidades de salud de sus comunidades en medio de las restricciones impuestas por las autoridades y el temor generado por la posible multiplicación de contagios, dada la grave situación de salud pública en los municipios apartados”, explican en una carta los colectivos, representados por Ilex Acción Jurídica.

Los miembros de ambas asociaciones, quienes reafirman su investidura como “sabedores ancestrales”, tienen una edad que oscila entre los 50 y 80 años y se ubican principalmente en las zonas de Chocó y Buenaventura (Valle del Cauca). ¿Su labor? Atender desde su estudio y experiencia los ciclos reproductivos de hombres y mujeres, así como acompañar el embarazo, los procesos de parto y las enfermedades de las comunidades, a través de saberes ancestrales y el uso de plantas medicinales.

El colectivo quiere ser declarado personal de salud de primera línea, pues precisamente son esos profesionales a quienes se le apunta en la primera fase del Plan Nacional de Vacunación, el cual ya empezó en diferentes regiones del país, en compañía de los ciudadanos mayores de 80 años. Las asociaciones de parteros y parteras aseguran que durante la pandemia por Covid-19 han atendido las necesidades de las comunidades más humildes, las cuales no tienen acceso a centros de salud o sienten temor de acudir a ellos.

”Las secretarias departamentales de los departamentos del Chocó y Nariño, Cauca, y Valle del Cauca no han suministrado implementos de protección a los parteros y las parteras de las comunidades y el Ministerio de Salud tampoco ha generado campañas de acompañamiento. Solo en agosto de 2020 la secretaria distrital de Buenaventura dio implementos a las parteras, pero esto no fue suficiente y nunca se repitió”, agrega el colectivo.

Le puede interesar: Corte Suprema negó tutela que pedía vacunar prioritariamente a funcionarios judiciales.

Tal sería la desprotección que viven los “sabedores ancestrales” que, durante la pandemia, han muerto por Covid-19 o causas prexistentes siete mujeres de la La Asociación de Parteras Unidas del Pacifico. Algunas parteras con enfermedades graves se vieron obligadas a suspender sus tratamientos, por falta de atención y medidas de prevención, y otras, ante la emergencia de seguridad en Buenaventura, se han desplazado de su zona de acción.

Según la acción de tutela, impulsada por Ilex Acción Jurídica, las parteras y parteros accionantes reclaman sus derechos a la diversidad étnica, a la protección del Estado, a la igualdad de trato -sin discriminación de raza-, a un trabajo en condiciones dignas, a la seguridad social y a la atención en salud y el saneamiento ambiental. No ser declarados personal de salud de primera línea, según la denuncia, representaría una exclusión sin justificaciones y un desconocimiento a las labores vitales de los mismos trabajadores.

“Existe una afectación al derecho al trabajo en condiciones dignas, justas y seguras, ante la exclusión y la omisión de las entidades departamentales al no suplir condiciones de bioseguridad para el ejercicio de nuestras actividades, al igual que no realiza acompañamientos para garantizar la subsistencia, toda vez que no existe ningún tipo de reconocimiento económico, afectando nuestro mínimo vital. Añadiendo los procesos de desplazamiento de las que estamos siendo víctimas y en la que tampoco se han dado garantías”, agregan los parteros y parteras.

Lea también: Colombia, primer país de América en recibir vacunas de Covax.

La partería, como definen el área vital en el cual se desempeñan, se remonta a la época de la esclavitud en la Nueva Granada -siglo XVI-, cuando mujeres africanas trajeron consigo los conocimientos ancestrales y prácticas culturales sobre el nacimiento y la salud reproductiva. Hoy en día los accionantes son reconocidos como “médicos tradicionales”, quienes trabajan bajo los estándares de la tradición oral, el aprendizaje empírico y el intercambio de saberes entre pares. Las parteros y parteras no solo tienen una responsabilidad profesional, también ejercen una labor social con su comunidad.

Así lo describen en la acción de tutela: “La ancestralidad y la espiritualidad es otra de las grandes características de la partería, en la multiplicidad de creencias que se pueden encontrar, existe una convergencia entre las figuras religiosas, la naturaleza y el territorio en general, que se acompaña con rezos, oraciones y alabazas. De ahí, que esto cobre una dimensión nueva en los procesos internos de las comunidades, porque afianza su identidad y la conexión con sus ancestros”.

Lea también: Vacunan contra el coronavirus a la primera persona en Colombia.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, son alrededor de 250 mil los profesionales acreditados como personal de salud de primera línea, entre ellos la enfermera jefa Verónica Machado, quien el 17 de febrero pasado quedó en la historia como la primera persona, en Colombia, vacunada contra el Covid-19. Si el Juzgado 11 Civil de Circuito de Bogotá dispone lo alegado por los parteros y parteras, centenares de “sabedores ancestrales” engrosarán la lista de servidores que, protegidos, seguirán trabajando por la salud de los colombianos.

::El Plan Nacional de Vacunación ya inició en las cárceles del país. Conozca aquí detalles de la estrategia::

Comparte en redes: