'Pedro Orejas' será recluido en la cárcel de "Picaleña"

El esmeraldero es procesado por sus presuntos vínculos con bandas criminales y tráfico de armas.

En un complejo operativo y bajo estrictas medidas de seguridad en la mañana de este sábado fue trasladado el empresario Pedro Nel Rincón Castillo, más conocido con el sobrenombre de ‘Pedro Orejas’ desde la ciudad de Tunja hasta la cárcel Picaleña en Ibagué.

El esmeraldero será recluido en un pabellón de máxima seguridad en el marco del desarrollo del proceso que se le adelanta por sus presuntos nexos con la banda criminal Erpac y delitos relacionados con el tráfico de armas.

Según el informe del Inpec, en el traslado de ‘Pedro Orejas’ participaron 50 miembros de la Policía Nacional e integrantes del Grupo de Operaciones Especiales (Gropes) del Inpec. 

El operativo inició a las tres de la madrugada en el Establecimiento Carcelario de Chiquinquirá, hasta Paipa (Boyacá). A las ocho de la mañana, en un avión de la Policía Nacional, se inició el desplazamiento hasta la ciudad de Ibagué.

“Lo anterior, con el propósito de garantizar la vida y la integridad personal del interno, así como el de evitar posibles fugas o ‘rescates’ armados”, precisó el Instituto Carcelario.

Debido a los quebrantos de salud y las heridas que le impiden caminar con normalidad después del atentado que sufrió hace 15 días, el Inpec anunció que la EPS Caprecom le presentará los servicios necesarios y la continuidad del tratamiento médico.

Igualmente se realizará una solicitud especial con el fin de que las audiencias en este proceso sean realizadas de manera virtual vía teleconferencia.

El pasado viernes el juzgado tercero de control de garantías de Tunja cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario al esmeraldero. En la audiencia que se adelantó a puerta cerrada, el propietario de la mina La Pita no aceptó los delitos de concierto para delinquir, fabricación, porte, tráfico de armas y municiones de uso restringido imputados por la Fiscalía General.

‘Orejas’ fue capturado en la mañana del pasado miércoles por agentes del CTI de la Fiscalía en zona rural del municipio de Maripí, Boyacá por solicitud de un fiscal de la unidad anticorrupción.

La Fiscalía General tuvo en cuenta los testimonios que vinculaban al esmeraldero con la banda criminal Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia (Erpac) que comandaba Pedro Oliviero Guerrero, alias ‘Cuchillo’.

Los hechos materia de investigación tienen relación con el hallazgo el 30 de abril de 2008 en la finca de Jiménez, municipio de Mapiripí, Boyacá de 10 tulas con armamento y material de intendencia.

En ese operativo fueron hallados tres fusiles, diez granadas, tres pistolas nueve milímetros, un revólver, 67 proveedores, dos uniformes camuflados, 4.800 cartuchos para fusil.

El pasado 9 de noviembre, el esmeraldero salió ileso de un atentado en su contra en el municipio de Pauna, en el cual resultaron muertos miembros de su esquema de seguridad, familiares y un bebé.

La muerte de Víctor Carranza y este intento de homicidio despertó el temor en la región por una posible ‘guerra verde’ entre los esmeralderos que buscan el control de las minas y otros negocios relacionadas con estas.