Pelea por designación de Edgardo Maya

Los magistrados María Victoria Calle y Jorge Iván Palacio rechazaron la inclusión de Maya en la terna para el reemplazo de la contralora Sandra Morelli.

“Están defenestrando a la Corte Constitucional desde su interior (…) desde hace bastante rato se ha estado irrespetando el reglamento de las Corte, por ejemplo, filtrando proyectos de fallo a los medios”. Así se refirió el presidente de ese alto tribunal, el magistrado Luis Ernesto Vargas Silva, a la controversia suscitada por cuenta de la postulación del exprocurador Edgardo Maya Villazón para la terna de la cual el Congreso de la República escogerá al reemplazo de la contralora Sandra Morelli. Esto después de que dos de los magistrados de esa corporación, María Victoria Calle y Jorge Iván Palacio, se mostraron en desacuerdo con la designación, a tal punto que se retiraron de la sala en la que se escogió a Maya.

Ayer Caracol Radio dio a conocer un documento en el que los juristas explican que “se vieron en la obligación de retirarse de la discusión por considerar que en tal escenario se desconocía no solo el Reglamento de la Corporación, sino también los principios constitucionales de legalidad, transparencia, publicidad, participación y debido proceso” y cuestionaron la decisión de ampliar la convocatoria a candidato a Contralor para incluir a tres preseleccionados que ya habían sido rechazados en una primera votación: los expresidentes de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla y Camilo Tarquino, y el exprocurador Maya.

En su criterio, esta decisión “implica desconocer la voluntad exteriorizada consecutivamente por la corporación, en el sentido de que la lista original debía ser remplazada por otra distinta, como en efecto ocurrió con la segunda convocatoria realizada por la Presidencia de la Corte”. Y concluyeron que la misma “resulta manifiestamente incoherente con la alta misión que la Constitución le asigna a la Corte y rompe de forma radical con las decisiones tomadas por la corporación en el pasado”.

Estos cuestionamientos se suman a los que ya había hecho el hoy exmagistrado Nilson Pinilla quien la semana pasada denunció que –en su criterio– la Corte se había politizado y había incumplido la misión que le había dado la Constitución al no elegir para cargos como el de contralor General a los mejores candidatos. Así lo hizo, precisamente, durante la audiencia en la que se realizó la primera votación para un candidato a la terna para reemplazar a Morelli y en la que ninguno de los preseleccionados obtuvo los votos suficientes.

En relación a esto, el magistrado Vargas Silva sostuvo que las funciones electorales son un “regalo envenenado” que distraen a los magistrados de sus funciones electorales y que estas deberían ser reformadas. Pero indicó que, sea como sea, la Constitución obliga a las Cortes a elegir candidatos y no se podía incumplir ese mandato. Por ello le reprochó a Calle y Palacio que se hayan retirado de la votación.

“Pudieron haber votado en blanco como lo hizo Nilson Pinilla en la primera votación. Porque el voto es obligatorio (según el parágrafo 5 del artículo 77 del reglamento de la Corte). El problema es que cuando se los recordé dijeron que los estaba amenazando. Yo solo estaba recordando lo que dice el reglamento”. Vargas Silva no se refirió a posibles sanciones contra los magistrados.

El presidente de la Corte sostuvo, además, que la decisión de ampliar la convocatoria y ternar a Maya no fue tomada a la ligera, que se hicieron varias votaciones y al ver que ningún candidato obtenía los votos suficientes, se pensó en la posibilidad de que algún magistrado postulara a alguien que no se hubiera presentado a la convocatoria. “Se pensó en los exministros Rudolf Hommes y Juan Camilo Restrepo y en la doctora María Mercedes Cuellar”.

No obstante, se llegó a la conclusión de que “esta medida violaba el derecho de quienes sí se habían presentado”. Igualmente se pensó en una tercera convocatoria pero, dijo Vargas Silva, era imposible hacer una nueva convocatoria. “No podíamos hacer una nueva convocatoria para seguir eliminando gente. ¿Con qué cara le íbamos a salir al país?”. Al final la Corte decidió ampliar la convocatoria y reconsiderar las candidaturas de quienes habían sido rechazados en un primer momento.

Esto en virtud del reglamento de ese alto tribunal. El magistrado se refirió puntualmente al artículo 77 que dice que “la Corte decidirá por mayoría de los asistentes, si se hace una tercera (convocatoria), exclusivamente sobre los nombres que hayan figurado en la anterior, efectuada la cual, si ningún candidato obtuviere la mayoría señalada, se prescindirá de los nombres de todos los candidatos anteriores y la siguiente votación se hará, en la misma sesión o en otra, con nuevos nombres, salvo que se anuncie un acuerdo con mayoría legal sobre alguno de los candidatos que han participado en el debate o sobre uno distinto”. Vargas Silva concluyó que la decisión fue apegada a la ley que la interpretación que hizo la mayoría como la que hicieron Calle y Palacio eran “igual de respetables”, no obstante la Corte se había decantado por la primera de ellas.

De acuerdo con la ley el contralor General de la República es elegido por el Congreso de una terna compuesta por candidatos de la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado. Ninguno de estos altos tribunales ha elegido a su candidato aunque el Consejo de Estado ya tiene tres preseleccionados. Se trata del excongresista Gilberto Rondón, el exauditor Iván Darío Gómez y el profesor Carlos Alberto Atehortua Ríos.