Periodistas de RCN fueron secuestrados y ahora están amenazados de muerte

Los comunicadores fueron privados de la libertad cuando cubrían el secuestro de Salud Hernández. Amnistía Internacional y la FLIP exigen al Gobierno garantías y capturar a los responsables.

Archivo AFP

El pasado mes de mayo el periodista Diego de D'Pablos y su camarógrafo Carlos Melo, de Noticias RCN, fueron secuestrados por el ELN en el Catatumbo cuando realizaban el cubrimiento del secuestro de la periodista colombo española Salud Hernández. Cinco días después, fueron liberados horas después de que fuera dejada en libertad la comunicadora. (Vea las imágenes de la liberación)

Esta semana, Diego de D'Pablos recibió un mensaje de texto en el que lo amenazan de muerte junto con su compañero por haber hecho las respectivas denuncias tras su cautiverio.

“Manuel Guevara del Frente Héctor del ELN los he declarado objetivo militar por las denuncias realizadas en la Fiscalía cuando se les prohibieron estas acciones durante su retención”, dice en pocas palabras el mensaje.

Los periodistas y el mismo canal RCN exigieron al Gobierno actuar y encontrar a los responsables de este tipo de amenazas que además violan el derecho a la libertad de prensa.

Aunque el remitente del mensaje de texto se identifica como miembro del ELN, el ministro de Interior encargado, Guillermo Rivera, aseguró a RCN que "están a la espera de que las autoridades competentes señalen claramente de dónde provienen las amenazas".

Ante este hecho, sin que esté confirmada la identidad del remitente y si en efecto es del ELN, Amnistía Internacional emitió un comunicado en el que rechaza las amenazas y le recuerda a la guerrilla que este tipo de acciones delictivas sólo afectan más el proceso de paz que pretenden iniciar formalmente con el Gobierno.

De igual forma, la Fundación para la Libertad de Prensa lamentó la pasividad de las autoridades y cuestionó que la Fiscalía General de la Nación aún no ha presentado avances en las investigaciones frente al secuestro.

“La UNP entregó medidas de emergencia a los periodistas desde el momento de su liberación en mayo. Sin embargo, el esquema fue modificado posteriormente. La FLIP en su momento resaltó la inconveniencia de nivelar la protección de ambos en detrimento de la seguridad de uno de ellos. Lo anterior, porque continuaban trabajando en la zona de influencia del ELN y porque aún no se había hecho ni analizado ningún estudio de riesgo”, señala el documento emitido por la FLIP.

La FLIP exige a las autoridades garantizar la protección de los periodistas.

Temas relacionados