Pese a cese al fuego, denuncian intimidación de las Farc en varias regiones del país

Los habitantes de Putumayo temen transitar por los caminos secundarios y el área rural de esa zona del país por temor a la presencia de campos minados.

Archivo El Espectador

Aunque se ha observado una reducción en el número de ataques por parte de las Farc, la Defensoría del Pueblo manifestó su preocupación ante las denuncias que ha recibido de 11 departamentos del país por actividades de presión e intimidación que está ejerciendo ese grupo guerrillero.

Por ejemplo, 624 familias de 17 veredas en San Miguel (Putumayo) se abstienen de transitar por los caminos secundarios y el área rural de esa zona del país por temor a la presencia de campos minados, situación que sería revisada por el Ministerio del Interior en los próximos días.

De acuerdo con la Defensoría, la información sobre la instalación de estos artefactos se conoció el pasado 6 de diciembre cuando empezó a circular un panfleto atribuido a presuntos miembros de las Farc. Allí se advertía a la población sobre el riesgo de transitar por atajos, montañas, caminos alternos y las orillas de los ríos.

La autenticidad del documento no fue comprobada, pero ante la angustia que expresó la comunidad los organismos humanitarios adelantaron investigaciones sobre el tema. De esta manera, la Personería Municipal recopiló varios testimonios con los cuales se comprobó la alerta y se confirmó que la propia guerrilla había hecho la advertencia, indicando que la decisión fue tomada tras los permanentes patrullajes del Ejército.

Según la Defensoría Regional en Putumayo, entre el 26 de enero y el 2 de febrero de este año se presentaron tres accidentes por minas antipersonal en Puerto Asís, Valle de Guamuez y San Miguel, ocasionándole la muerte a un militar, así como heridas a otro uniformado y un trabajador de la industria petrolera. Además, se registró el desplazamiento de una familia con tres menores de edad.

Según las denuncias recogidas por el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría, las presiones de las Farc se han extendido a otras regiones del país, como Cauca, Caquetá, Huila, Nariño, Meta, Guaviare, Arauca, Antioquia y Chocó a través amenazas y extorsión.

La entidad aseguró que valora lo anuncios sobre la tregua indefinida que ofreció el grupo guerrillero, pero indicó que la mejor manera de legitimar esa manifestación es excluyendo a la población civil del conflicto.
 

Temas relacionados