Pese a polémica, Colombia le pidió a Juan Guaidó que extradite a Aida Merlano

Noticias destacadas de Judicial

El gobierno colombiano hizo formal la petición para que la excongresista sea extraditada y responda por una condena por corrupción electoral y ahora por un caso de fuga de presos. La Cancillería insistió en que el pedido se hizo al autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó.

Pese a la polémica que levantó el hecho de que el gobierno de Colombia anunciara hace unas semanas que la extradición de la exrepresentante a la Cámara, Aida Merlano, la presentaría al autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, la decisión se mantuvo firme. En la tarde de este jueves 13 de febrero, la canciller Claudia Blum confirmó que la solicitud ya fue presentada en la Embajada de Venezuela en Colombia, que no representa al presidente Nicolás Maduro, sino a Guaidó. 

(En contexto: El novelón de Aida Merlano 2.0)

La petición se da luego de que, hace una semana, la Sala Especial de Primera Instancia de la Corte Suprema solicitara oficialmente al Ministerio de Justicia la extradición de Merlano, condenada por este alto tribunal a 15 años de cárcel por delitos de corrupción electoral. La petición de extradición recopiló en detalle los delitos por los que fue condenada el 12 de septiembre de 2019, luego de que se comprobara que su elección al Congreso en 2018 estuvo mediada por una gran empresa de compra de votos denominada Casa Blanca. 

“El propósito es que el Presidente Guaidó adelante todas las gestiones que permitan que la señora Merlano regrese a territorio colombiano, responda por sus delitos y cumpla la condena que le ha sido impuesta. El gobierno de Colombia acoge con reconocimiento el ofrecimiento efectuado por Guaidó en días pasados, en el sentido de estar dispuesto a brindar toda su colaboración y la de las instituciones legítimas de Venezuela, en la atención a este caso”, señaló la canciller Blum.

(Le puede interesar: Con estas razones la Corte Suprema pidió en extradición a Aida Merlano)

Desde que se supo que Merlano fue detenida en Maracaibo a finales de enero pasado, el Ministerio de Justicia disipó la duda que muchas personas tenían en cuanto a quién se le pedirá la extradición. “Como es de todo conocimiento, Colombia, junto a varios países de América Latina y el resto del mundo, no reconoce y por ende no tiene relaciones diplomáticas con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro”, señaló la cartera que encabeza Margarita Cabello en ese momento y anunció que cualquier trámite se haría a través del gobierno del autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Entre peticiones y comunicaciones entre entidades del gobierno colombiano, Merlano fue trasladada a la cárcel El Helicoide, en Caracas y, según dijo el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, la excongresista prendió el ventilador desde su centro de reclusión. “Ha cantado más que Pavarotti”, fue como el funcionario calificó lo que Merlano ha dicho sobre su relación con políticos colombianos y las redes de compra de votos. Y la barranquillera le dio la razón el pasado jueves 6 de febrero, al llegar al Palacio de Justicia de la capital venezolana a una audiencia pedida por ella misma en la que denunció que su vida corre peligro y habló de poderosos políticos colombianos. 

“Antes de regresar quiero que Colombia sepa todo (...) Pido se me brinde protección a mi integridad, aquí he encontrado paz. No dormía, no hablaba. No tengo miedo a la justicia, sino al gobierno colombiano, a que me maten”, le dijo al juez que presidía la audiencia. “Los únicos responsables de lo que me ocurra a mí y a mi familia son Álvaro Uribe, los Char y los Gerlein, quienes organizaron la fuga y mi asesinato”, agregó Merlano, tras asegurar que el empresario Julio Gerlein fue quien pagó por su fuga en octubre del año pasado, luego de lo cual, supuestamente, fue secuestrada y violada.

"Colombia condena la actitud complaciente del régimen ilegítimo de Maduro que, transcurridos 17 días desde que anunció la presunta captura de esta fugitiva, ha optado por concederle condiciones para que ella pueda públicamente evadir su responsabilidad y  alegar persecuciones del Gobierno colombiano que no existen, e incluso intentar preconstituir un caso de asilo", agregó la Cancillería.

Así las cosas, el regreso de Merlano a Colombia quedó inmersa en un limbo político y diplomático que no parece tener una solución a la vista. Las relaciones diplomáticas entre Colombia y el gobierno de Nicolás Maduro no existen y Merlano está detenida por autoridades que responder a Maduro. Él, por su parte, al enterarse de que el gobierno Duque no le hizo la solicitud a él, sino a Guaidó, dijo: “Pido permiso para no reírme. Es una verdadera ridiculez".

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.