Piden jalón de orejas para Colombia por demoras en búsqueda de desaparecidos

Faltan recursos, mano de obra, medidas jurídicas y políticas, dijeron ante la ONU las organizaciones que trabajan el tema en el país. Estas son sus 16 recomendaciones.

Según la Fiscalía, en Colombia hay 117.646 personas desaparecidas en Colombia. / AFP

Esta semana, por primera vez desde que Colombia ratificó la Convención Internacional para la protección de personas contra la desaparición forzada en 2012, la ONU evalúo la situación actual y el trabajo del Estado esta materia. El resultado del examen no fue bueno. Los delegados del Comité contra las Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas estudiaron a fondo varios informes presentados tanto por el gobierno como por diferentes organizaciones y le pidieron, una vez más a las autoridades, que unifique las diferentes cifras que existen sobre personas desaparecidas y que reconsidere la posibilidad de que el Comité reciba e investigue denuncias individuales de desaparición forzadas. (Lea aquí sobre los comentarios de los delegados de la ONU)

Pero más allá de los resultados de la evaluación, las organizaciones sociales y activistas que trabajan a diario con los familiares de las personas desaparecidas y con las diferentes instituciones encargadas de investigar los hechos y judicializar a los responsables, presentaron ante el Comité una lista de recomendaciones que necesitan de tratamiento y atención de inmediato. La Mesa de Trabajo Sobre Desaparición Forzada (MTDF) de la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos (CCEEU), con el acompañamiento del Colectivo Orlando Fals Borda, la Comisión Colombiana de Juristas, la organización Equitas, Mujeres Caminando por la Libertad, y el Movice, entre otras, realizaron la lista de 16 puntos de urgente atención. 

En primer lugar, la petición de estas organizaciones es que el Comité inste al gobierno de Colombia a que implemente, en el menor tiempo posible, la Unidad Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas -el proceso para su creación se encuentra congelado hasta que se resuelva cómo se va a implementar el Acuerdo Final para el fin del conflicto con las Farc-. Otra de las solicitudes, que necesitan de la mayor atención, es que el Estado garantice que las medidas inmediatas de carácter humanitario, que se plasmaron con un acuerdo en la mesa de negociación de La Habana, no se detengan, y para que además no solo se adelante la búsqueda de personas desaparecidas enterradas en cementerios de todo el país como personas sin identificar, sino para que las investigaciones se realicen en cualquier otro punto del país. (Lea más sobre en qué va la Unidad Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas)

Otra de las peticiones presentadas en las Naciones Unidas tiene que ver con la urgencia que representan los cientos de restos sin identificar que se encuentran en laboratorios y bodegas en todo el país. La petición concreta es que el Estado le dedique más recursos y mano de obra para resolver la situación y así, agilizar los procesos de identificación. Además de fortalecer técnicamente los laboratorios, otra de las recomendaciones más importantes presentadas ante el Comité es la que tiene que ver con las desapariciones que todavía se presentan en Colombia.

“Es preciso que el Estado reconozca la persistencia de las desapariciones de población civil por parte de los actores en el marco del conflicto armado y como resultado de la violencia sociopolítica. En este sentido, el Estado debe tomar medidas políticas y jurídicas específicas para la erradicación de las desapariciones y el impulso de su investigación”, explicaron las organizaciones ante la delegación de la ONU en Ginebra (Suiza). Asimismo, y como se ha reiterado en diferentes espacios de discusión sobre el tema de los desaparecidos en Colombia, es necesario y urgente establecer el universo de víctimas de este flagelo y centralizarlo  en una única base de datos con el objetivo de superar los subregistros existentes.

El Comité contra las Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas, además, escuchó con atención las peticiones hechas por los grupos organizados en la MTDF y sabe que la negligencia, la discriminación y la debilidad de las instituciones de administración de justicia que se encargan de los casos de personas dadas por desaparecidas y desapariciones forzadas, es un factor determinante para la delicada situación que vive Colombia frente a estos temas. Por eso, la petición formal para el Comité es que se adopten directivas para erradicar las falencias y la desorganización institucional.

“Para asegurar que se cuenta con la voluntad política de buscar a las personas desaparecidas y se minimicen los obstáculos en el proceso, es fundamental que las instituciones estatales sean depuradas de personas que hayan tenido participación en crímenes de lesa humanidad y que tengan nexos con el paramilitarismo, asegurando la ruptura de cualquier alianza a nivel regional”, le pide la Mesa al Comité, quienes además le explicaron a la ONU que el Comité de Búsqueda de Personas Desaparecidas en Colombia debe reformarse pues “no ha demostrado voluntad política” y que la Fiscalía debería tener un grupo de fiscales dedicados exclusivamente a la investigación de las desapariciones.