Piden que Álvaro Dávila pague 16 años de prisión por carrusel de contratación

La Fiscalía, en sus alegatos de conclusión, dijo que el abogado lesionó la administración pública. Es exasesor jurídico del Grupo Nule fue investigado por tres delitos. Su caso terminará en los próximos días.

De acuerdo con la investigación, Álvaro Dávila Peña estructuró negocios, elaboró contratos de prestación de servicios y pactó comisiones de éxito destinadas a los hermanos Moreno Rojas y otros funcionarios. Archivo.

Para la Fiscalía, el abogado Álvaro Dávila Peña lesionó la administración pública al tomar funciones de los servidores públicos y no obrar con pulcritud, imparcialidad, transparencia y moralidad en su gestión. Por eso, ante el juzgado primero de conocimiento, pidió que el exasesor jurídico del Grupo Nule pagué una condena superior a 16 años de prisión por los delitos de concierto para delinquir agravado, interés indebido en la celebración de contratos y cohecho propio. (Le podría interesar: Judicatura sancionó de por vida al abogado Álvaro Dávila)

Y es que la Fiscalía, durante el desarrollo del juicio, dijo que el abogado en su labor de consultor profesional de empresas nacionales e internacionales, y su cercanía con el exalcalde Samuel Moreno y el excongresista Iván Moreno, le habrían permitido interferir en la administración del Gobierno Distrital. De acuerdo con la investigación, Dávila Peña estructuró negocios, elaboró contratos de prestación de servicios y pactó comisiones de éxito destinados a los hermanos Moreno Rojas y otros funcionarios.

La Fiscalía investigó los contratos de malla vial del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) 071 y 072 de 2008, y los contratos de interventoría 091 y 093 de 2008. Respecto a los dos primeros, el fiscal del caso señaló inconvenientes con el manejo de los dineros del anticipo, baja ejecución en los frentes de obra, multas, entre otras irregularidades. (Lea también: 'Álvaro Dávila manejaba las comisiones de éxito para la entrega de contratos en Bogotá': Emilio Tapia)

El ente investigador dice que entre 2007 y 2010 Álvaro Dávila Peña, los contratistas Emilio José Tapia Aldana y Héctor Julio Gómez González, así como los mencionados hermanos, habrían acordado la apropiación de recursos del erario capitalino. La Fiscalía tiene en su poder pruebas de encuentros en las oficinas del abogado a las que acudieron, además de los contratistas, Miguel y Guido Nule, y el ingeniero Mauricio Galofre Amín.

Y también hay registros de reuniones entre Dávila Peña con Luis Eduardo Montenegro, exsubdirector del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), según la Fiscalía. “Allí se acordaron comisiones de éxito con Manuel Sánchez (abogado), Andrés Cardona (intermediario del Acueducto de Bogotá), Federico Gaviria (consultor de contratación), Victoria Eugenia Virviescas (directora de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos), Fernando Álvarez (secretario de movilidad), y los ya mencionados, Miguel y Guido Nule, entre otros, para facilitar la adjudicación de contratos al grupo Nule”, precisó el fiscal del caso. (Le sugerimos: "Álvaro Dávila fue el abogado del 'carrusel de la contratación'": Inocencio Meléndez)

Y agregó: “Dávila Peña tomó la función de los servidores públicos y participó en el trámite de adjudicación de esos contratos, a través de funcionarios tales como Liliana Pardo Gaona, (exdirectora del IDU), Ana Maria Ospina (directora de Gestión Corporativa del IDU) Inocencio Meléndez Julio (subdirector Jurídico del IDU) y Aldemar Cortés Salinas (subdirector de ejecución técnica del IDU)” afirmó el fiscal del caso.