Piedad Zuccardi negó que exista un complot de su parte para manipular testigos

Comunicaciones interceptadas dejan entrever una "estrategia de defensa" para que uno de los testigos se retractara de una acusación hecha en contra de la exsenadora.

Ante la Sala Penal de la Corte Suprema la exsenadora Piedad Zuccardi rechazó que su defensa hubiera intentado manipular a un testigo para que cambiara las declaraciones hechas en su contra dentro de la investigación que se le adelanta por presuntos nexos con grupos paramilitares.

La excongresista aseguró que dicha "estrategia malévola" para manipular al testigo Alberto Carvajal no corresponde a la realidad. En la audiencia judicial se citó una interceptación en la cual el abogado, un asesor de prensa, Zuccardi y su esposo el excongresista Juan José García en la cual "planeaban" la necesidad de cambiar esa declaración.

En las mismas se señala que en una entrevista realizada por Carvajal se manifiesta después que se debían hacer algunos cambios y modificaciones en unos detalles. La misma Zuccardi asegura que se debe precisar la forma en como se entregó dicha declaración.

García Romero manifiesta que tiene una persona clave en la notaría de Cartagena para darle legalidad a la entrevista que rindió el testigo en la cual se retractaba de los señalamientos hechos en contra de Zuccardi por sus apuestos nexos con paramilitares.

"Nada más alejado que incurrir en esas actuaciones que la Corte prácticamente ha señalado (...) no hay una sola prueba que puedan acreditar dentro de la defensa que Piedad Zuccardi se utilizó una estrategia malévola para manipular testigos", precisó.

Igualmente indicó que las dos funcionarias de policía judicial que recolectaron varios testimonios se extralimitaron en sus funciones puesto que habían presionado a testigos para que la vincularan con grupos al margen de la ley "y eso lo demostraremos en la audiencia".

Zuccardi es investiga por presuntamente firmar una pacto con el Bloque Norte de las AUC para llegar al Congreso de la República.