Con plantón, habitantes de Medellín rechazan la violencia