'Poca visibilidad en el caño dificultó búsqueda de Colmenares'

Dos patrulleros de la policía dieron detalles sobre la búsqueda que se emprendió para establecer el paradero del joven.

A primera hora de este miércoles ante la jueza 11 de conocimiento, el patrullero de la Policía Metropolitana Wilson Andrés Mahecha dio detalles sobre la búsqueda que se efectuó en la madrugada del 31 de octubre de 2010 para determinar el paradero del joven Luis Andrés Colmenares Escobar en las inmediaciones del parque El Virrey.

El uniformado manifestó después de tres años y medio de registrados los hechos muchos de los detalles de dicha búsqueda se le han olvidado, reconociendo además que siempre ha tenido una mala memoria. En este sentido hizo la salvedad del fondo de sus declaraciones.

El testigo, quien recibió el llamado de alerta de Laura Moreno sobre la desaparición de su pareja en cercanías al parque ubicado en el norte de Bogotá. Hecho por el cual se emprendió una búsqueda en el lugar donde ella les dijo que se había caído al canal de aguas lluvias.

Sin embargo, ante las preguntas del abogado Jesús Albeiro Yepes- quien defiende los intereses de Jessy Quintero- el patrullero precisó que en sus declaraciones ante la justicia había omitido algunos detalles de dicho operativo improvisado de búsqueda. Así como contradicciones en la identificación de las jóvenes que estaban en ese momento en el Parque.

En sus declaraciones ante la Fiscalía General el testigo dio las características físicas de las dos jóvenes ahora procesadas. “Me dijeron que ellas tenían el celular de él (Luis Andrés), procedimos a hacer la búsqueda y al no encontrar nada le dimos indicaciones de ir a dejar los datos en el CAI de El Virrey por si más adelante lo encontrábamos”.

Además reconoció que incurrió en fallas en su descripción sobre la ropa que portaban las dos jóvenes, quienes estaban disfrazadas esa noche, principalmente los zapatos que cada uno utilizaba. El abogado defensor manifestó que en sus declaraciones el testigo dio un color muy diferente al que correspondía.

En este punto aseguró que hicieron una búsqueda hasta el túnel, reconociendo que la iluminación no era la mejor y que los uniformados coincidieron en que el joven no podía haber sido arrastrado por el afluente del caño por debajo del caño que cruza la carrera 15 con calle 88, hecho por el cual no se dirigieron más allá.

Indicó además que no bajó al caño debido a la corriente producida por las fuertes lluvias que habían caído en las últimas semanas, así como el hecho de que no contaba con las herramientas necesarias para descender y no quería correr riesgos de seguridad y protección. Para ese momento ya habían llegado los miembros del cuerpo de bomberos de Bogotá al sector para realizar la búsqueda, aunque no le consta si descendieron al túnel