Es investigado por explotación sexual en Cartagena

Polémica por libertad de israelí investigado por pertenecer a una red de explotación sexual

Mientras la Procuraduría aseguró que no era procedente otorgarle un habeas corpus a Liad Tsukrel, la Fiscalía ya inició las investigaciones para determinar si se incurrió posiblemente en un prevaricato por parte del juez.

El ciudadano israelí, según las investigaciones, fue capturado a finales de julio y fue enviado a la cárcel de Ternera, en Cartagena. Archivo.

La libertad que en las últimas horas se le otorgó a Liad Tsukrel, investigado por presuntamente pertenecer a una organización de explotación sexual en Cartagena, en el departamento de Bolívar, generó el rechazo por parte de varias autoridades. El israelí quedó en liberad luego de que el Juzgado 13 Penal Municipal con Funciones de Conocimiento de esa ciudad le concediera un habeas corpus, una figura que consiste en pedir libertad de un detenido cuando considera que una detención es ilegal.

El primer pronunciamiento vino de la Procuraduría, que interpuso una tutela para que se revoque la polémica decisión. Para el Ministerio Público, el habeas corpus no era procedente, ya que dicha solicitud, en su criterio, no se podía tramitar en el desarrollo de un proceso penal mediante un recurso extraordinario, como, en efecto, ocurrió en este caso. También consideró que contrarió los precedentes judiciales establecidos para el uso de este recurso. (Le podría interesar: Procuraduría pidió revocar libertad de israelí implicado en red de explotación sexual)

En la acción de tutela, la Procuraduría también argumentó, entre otras cosas, que el despacho no le avisó para que expresara su punto de vista a través de un concepto, a pesar de contar con una agencia especial asignada para esta investigación. El Ministerio Público, de igual manera, solicitó, como medida preventiva, que se suspenda la orden de libertad de Tsukrel hasta tanto la tutela sea resuelta por un juez de la República.

Entre tanto, la Fiscalía consideró que la decisión tomada por el juez genera “extrañeza” e “inquietud”. El pronunciamiento vino por parte de Mario Gómez, fiscal delegado para la infancia y la adolescencia, quien además dijo que, al igual que la Procuraduría, interpuso una tutela para pedir reversar la decisión de libertad a Liad Tsukrel. “Es indignante que nosotros estemos trabajando en favor de la lucha contra la explotación sexual de niñas y mujeres en Cartagena, y se den procesos irregulares como el otorgamiento del habeas corpus”, precisó. (Le sugerimos: Escándalo en España por magistrados que terminaron con menores de edad en Cartagena)

El delegado de la Fiscalía expresó que ya iniciaron las investigaciones porque, según dijo, habría la posibilidad de que este hecho esté enmarcado en el delito de prevaricato por parte del juez. “Estamos examinando las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se desenvolvieron estos hechos”, comentó Gómez, al indicar que es falso que es que el israelí no tenía un traductor formal en las audiencias cuando, según él, habla y domina el idioma español. “El Código de Procedimiento Penal establece que quienes tienen un dominio fluido del español y quienes se pueden expresar en este lenguaje, no amerita el acompañamiento de un traductor oficial”, afirmó.

El fiscal igualmente aseguró que este proceso se realizó indebidamente, que no le notificaron previamente de la audiencia y que tampoco se citó a la Procuraduría, y dijo que avisaron a Migración Colombia para que impida que Liad Tsukrel salga del país y comparezca a las audiencias que se están realizando por estímulo a la prostitución, concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes. Finalmente, el órgano acusador informó que hay otros extranjeros investigados por estos hechos y que algunos fueron pedidos en extradición a través de una circular roja de Interpol. (Lea también: Primeros investigados por red de explotación sexual en Cartagena fueron enviados a prisión)

El ciudadano israelí, según las investigaciones, fue capturado a finales de julio y fue enviado a la cárcel de Ternera, en Cartagena. El juez concedió el habeas corpus argumentando que en la audiencia donde se le impuso medida de aseguramiento, no estuvo presente su traductor, a pesar de que consta en el registro de la diligencia que este se retiró de la sala con autorización del juez, del defensor y del propio Tsukrel.