Policía asegura que paro judicial ha dificultado captura de responsables del hurto de armas

El general Rodolfo Palomino manifestó que el paro de la rama judicial ha obstaculizado la captura de los responsables del robo.

Archivo EFE

Luego de que la Policía anunciara la recuperación del armamento robado de la Estación de Carabineros de la localidad de Suba (en el noroccidente de Bogotá), el director de la institución, general Rodolfo Palomino, aseguró que el paro de la rama judicial ha entorpecido la detención de los responsables.

De acuerdo con el uniformado, ciertas circunstancias asociadas al cese de actividades, han dificultado la obtención de las órdenes de captura de los implicados en el hurto, perpetrado el pasado 5 de diciembre.

"Hay algunas circunstancias que nos han generado alguna demora en la obtención de las órdenes de captura (…) la demora obedece al lamentable cese o protesta que tuvimos en algunos sectores de la rama judicial", aseguró Palomino en diálogo con Caracol Radio.

Aunque el director de la Policía no dio a conocer detalles de la investigación –con el propósito de no poner en riesgo la judicialización de los responsables– indicó que las armas no fueron usadas y que en ningún momento pusieron en riesgo la seguridad de los ciudadanos.

Tras el hurto del armamento, la Policía Metropolitana confirmó que desconocidos habían ingresado al “fortín” de la institución y hurtaron 11 pistolas y tres fusiles. Un grupo de uniformados, encargados de la protección y vigilancia del armas, fueron sometidos a pruebas de polígrafo.

Igualmente, la Policía Metropolitana y el Ministerio de Defensa anunciaron la apertura de una investigación con el fin de identificar a los autores intelectuales y materiales del robo. En ese momento no se descartó la participación de uniformados.

Según se ha podido establecer, las autoridades realizaron el análisis de las cámaras de seguridad del sector, así como la recolección de testimonios con el fin de ubicar el armamento. Este hecho fue catalogado por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, como “absurdo e inaceptable”. 

Temas relacionados