Policía desmantela tres grandes bandas dedicadas al contrabando

Cerca de 30 personas permitieron la desarticulación de tres bandas delincuenciales en Medellín, Ipiales y Cartagena.

En total fueron capturadas 28 personas en diferentes partes del país./Foto: Dijin

En un trabajo realizado por la Policía Fiscal y Aduanera en coordinación la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y la Fiscalía General, se capturaron 28 personas, permitiendo desmantelar tres bandas delincuenciales: Los Fármacos en Medellín, Los Suricatos en Ipiales y Los Primos en Cartagena, quienes al parecer se dedicaban al contrabando. La masiva captura se logró por medio de la información brindada por la ciudadanía.

La banda delincuencial denominada Los Fármacos, integrada por siete contrabandistas fueron capturados por los delitos de corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico, favorecimiento al contrabando y enajenación ilegal de medicamentos. Estas personas presuntamente se dedicaban a la adulteración y contrabando de medicamentos psicotrópicos y de uso institucional. En el operativo fueron incautadas 24 mil unidades de medicamentos que se encontraban ocultas en caletas.

De acuerdo con la investigación de las autoridades, estas sustancias son utilizadas con fines delincuenciales. Suelen administrarse diluidas en bebidas, causando que las  personas queden dopadas y puedan ser víctimas de robo, abuso o la muerte si la dosis es demasiado alta. También se hallaron medicamentos adulterados, fabricados con elementos diferentes y sin ninguna de las medidas de bioseguridad y asepsia.

Asimismo, en Ipiales fueron capturados dos ecuatorianos y cinco colombianos, integrantes de la banda Los Suricatos, organización dedicada al transporte, almacenamiento, comercialización y distribución de productos de la canasta familiar por medio del contrabando. Entre los capturados se encuentran alias Mechas de nacionalidad ecuatoriana y alias El Diablo, quienes lideraban el grupo criminal que delinquía utilizando vehículos particulares para el ingreso de mercancía de contrabando procedente de Ecuador al territorio colombiano.

Los Suricatos, como se autodenominaban, utilizaban el corredor vial que comunica al municipio de Ipiales con Imués (Nariño), donde al parecer ubicaban de manera estratégica a varios de sus integrantes, a quienes utilizaban avisar sobre la presencia de la Fuerza Pública. La mercancía ilegal era almacenada y comercializada en la ciudad de San Juan de Pasto.

La Fiscalía General llevó a cabo cinco allanamientos a residencias ubicadas en San Juan de Pasto, utilizadas para la recepción de las mercancías. Allí los policías decomisaron más de $300 millones en productos perecederos de contrabando. A su vez, varias conversaciones fueron interceptadas, donde se deja en evidencia las coordinaciones realizadas entre los integrantes de esta organización criminal, para dar vía libre a los contrabandistas que transportan la mercancía ilegal.

En Cartagena se logró la desarticulación de la banda de Los Primos, con la captura de 15 personas, quienes se dedicaban a la adulteración y al contrabando de licor. Los Primos eran los encargados de conseguir las botellas vacías, estampillas adhesivas, leyendas, anillos de seguridad, cajas de empaque y tapas de marcas reconocidas en el exterior. Los elementos eran distribuidos en Cartagena, Bogotá, Medellín y Sincelejo para la fabricación y adulteración de licor.

También fueron incautadas 410 botellas de licor (Whisky, tequila, vodka y ginebra). Nueve de las 15 capturas se dieron mediante orden judicial, pues estas personas tendrán que responder por los delitos de usurpación de derechos de propiedad industrial y derechos de obtentores de variedades vegetales, contrabando, favorecimiento al contrabando, corrupción de alimentos productos médicos o material profiláctico e imitación o simulación de alimentos, productos o sustancias.