Policía francesa decomisa una tonelada de cocaína procedente de Colombia

La droga había sido transportada desde Colombia hasta el aeropuerto de Biarritz, a bordo de un jet privado.

Diez personas fueron detenidas en Francia tras la incautación de más de una tonelada de cocaína y más de un millón de euros, en una operación contra el tráfico organizado desde Colombia, anunció este lunes la fiscalía de Burdeos (suroeste).

Los 10 individuos fueron detenidos en el marco de una investigación lanzada en marzo de 2016, después de que la oficina estadounidense de lucha contra la droga (Drug Enforcement Administration, DEA) diera información sobre un tráfico internacional entre Colombia y Europa, explicó la fiscal de Burdeos, Marie-Madeleine Alliot. 

Entre los detenidos hay cuatro colombianos, dos españoles, dos holandeses, un guatemalteco y un francés con domicilio en Holanda. Uno de ellos es conocido "por su implicación en tráficos internacionales" de estupefacientes, precisó la magistrada. 

Los 10 sospechosos fueron inculpados "por importación de estupefacientes en banda organizada", un delito por el que podrían ser condenados a hasta 30 años de reclusión y una multa de 7,5 millones de euros. También se les acusó de "tráfico de estupefacientes y asociación ilícita". Todos están en prisión preventiva. 

El 30 de noviembre, los investigadores descubrieron la mercancía, más de una tonelada de cocaína con un valor de 100 millones de euros, en un almacén de una zona industrial de Bayona (suroeste). 

La droga había sido transportada desde Colombia hasta el cercano aeropuerto de Biarritz, a bordo de un jet privado. 

Empaquetada en fardos de un kilo, la droga iba destinada al territorio francés, quizá al español y probablemente al holandés", precisó Philippe Véroni, responsable de la subdirección de lucha contra el crimen organizado en Francia. 

Esta incautación representa el 10% de la totalidad de las que se realizaron en Francia en 2015, según la misma fuente. En Colombia, la producción anual de cocaína se estima en torno a un millar de toneladas, un negocio que genera ingresos colosales. En el mercado europeo, el kilo se vende por entre 30.000 y 35.000 euros.