Policía que intentó obstruir de operativo contra licor adulterado será procesado

El teniente adscrito a la Policía de Tránsito fue detenido a escapar a su esposa, una de las jefes de la organización dedicada a la distribución esta mercancía en los San Andresitos.

El director Nacional del CTI de la Fiscalía General, Julián Quintana presentó un balance parcial sobre los operativos adelantados en la mañana del pasado jueves en los establecimientos comerciales de los San Andresitos en Bogotá en contra de la venta y distribución de licor adulterado y de contrabando.

Hasta el momento han sido capturadas 21 personas, entre las que se encuentra un teniente de la Policía adscrito a la Dirección de Tránsito que fue detenido en flagrancia cuando intentaba ayudar a escapar a su esposa, señalada de ser una de las jefes de la organización dedicada a la venta del licor fraudulento.

En los operativos fueron capturados los hermanos Miguel Ángel Romero Herrera y María Asunción Romero Herrera, quienes son señalados de ser los jefes de la organización dedicada a la distribución y venta del licor de contrabando y falsificado en los populares locales comerciales.

“El primero tenemos información que es esposo de una jueza de conocimiento de Bogotá y la segunda persona su compañero sentimental es un policía de la dirección de tránsito. Al momento de la captura el uniformado estaba ayudando a escapar a su esposa, hecho por el cual fue violado por obstrucción a la justicia y encubrimiento”, precisó.

Los agentes del CTI al llegar a la vivienda de la mujer fueron recibidos por el policía quien les dijo que ella no se encontraba. Los investigadores al hacer una inspección encontraron elementos para la falsificación de licor, posteriormente al examinar una superficie de un piso se encontró un tapete. Al levantarlo encontraron una caleta de ladrillo donde se encontraba la requerida.

Se han incautado 50 mil elementos que hacían parte de la fabricación ilegal de licor entre las que se encuentran tapas, estampillas, botellas, máquinas, calcomanías, entre otras. Se han incautado 200 mil unidades de licor adulterado entre aguardiente, whisky y ron. 

“Esto tiene un valor aproximado en el mercado de 10 mil millones de pesos”, precisó Quintana al indicar que las diligencias de registro continúan. “Era toda una cadena de productividad. En principio reciclaban el material de botellas, había una fábrica que falsificaban las calcomanías y sellos de seguridad y conseguían las tapas de la botellas”.

Una vez hecho todo este procedimiento se iban a los conocidos alambiques para hacer la producción del licor “atentando contra la salud pública. Ahí mismo se distribuía a diferentes localidades de Bogotá y otras partes del país. La fabricación era totalmente artesanal atentando contra la salud pública”.

Igualmente fue incautada una escopeta calibre 32 que era para la seguridad de los locales. Además de escrituras de bodegas en las casas de los de los jefes de la organización que llevaba más de cinco años en la producción, adulteración y venta de este licor adulterado.

Quintana señaló que se investiga la relación de estos jefes delincuenciales con funcionarios públicos puesto que en una oportunidad el operativo de allanamiento, registro y captura tuvo que ser suspendido al tener datos sobre la filtración del mismo.

“Los estaban alertando frente a la fecha y hora de nuestra intervención”, precisó. Las personas capturadas serán procesados por los delitos de adulteración, falsificación de marcas, contrabando y concierto para delinquir, igualmente se solicitará que sean cobijados con medida de aseguramiento.

Igualmente los bienes de estas personas pasarán a un proceso de extinción de dominio.