Policía se defiende y dice que patrullero que atendió caso Merlano no fue destituido

Este viernes el patrullero Werlin Wilmar Escobar denunció que fue retirado de la institución “como un perro”, frente a lo que la Policía señaló que fue él quien presentó su retiro voluntario.

Recientemente, el patrullero había denunciado supuesto acoso laboral por parte del comandante de la seccional de Tránsito y Carreteras del departamento del Atlántico.

Luego de que el patrullero Werlin Wilmar Escobar Carmona –recordado por haber adelantado, en compañía de otro uniformado, un operativo de tránsito contra el entonces senador Eduardo Merlano por conducir en supuesto estado de embriaguez– denunciara que fue víctima de matoneo, presiones internas y acoso laboral en la Policía (en hechos que habrían ocasionado su retiro), la institución se pronunció y negó que el policía haya sido destituido o expulsado.

A través de un comunicado de prensa, la institución señaló que fue Escobar quien presentó su renuncia voluntaria el pasado 21 de febrero, la cual fue aceptada este jueves, pese a que la Policía trató de persuadirlo para que continuara laborando.

“En tres oportunidades la Policía Nacional, a través de la Dirección de Talento Humano, pidió al patrullero desistir de su pretensión voluntaria de retiro, como una manera responsable de asumir su condición económica, familiar y personal. Sin embargo, insistió en que se tramitara su salida”, manifestó la institución.

No obstante, este viernes el patrullero Werlin Wilmar Escobar denunció que fue retirado de la Policía por cumplir con su deber y que fue echado como “un perro”.

“Lamentablemente, me perdonarán la expresión, pero me echaron como un perro de la institución por el caso del senador Merlano, por cumplir con mi deber, por simplemente hacer lo que me tocaba hacer en ese momento y me costó el puesto en la institución”, indicó el uniformado en diálogo con Blu Radio.

Recientemente, el patrullero había denunciado supuesto acoso laboral por parte del comandante de la seccional de Tránsito y Carreteras del departamento del Atlántico, capitán Gómez Velandia.

“El argumento que ellos tienen es porque se subsanó el acoso laboral y que por ende voluntariamente me voy de la institución, es lo que ellos plasman dentro de la resolución de retiro. Yo no lo firmé. Cualquier cosa que hacíamos era malo para él, entonces la cogió en contra de nosotros”, agregó.

Al respecto, la Policía aseguró que abrió las investigaciones disciplinarias correspondientes y citó al funcionario para que ampliara o diera detalles sobre las queja: “dos llamados del Comité de Convivencia Laboral del Departamento del Policía Atlántico (17 y 24 de marzo), que buscaban orientar el proceso, fueron rechazados por el patrullero, quien no asistió, sin justificación alguna”, precisa la misiva.

La Policía argumentó que el uniformado condicionó su permanencia en la institución “siempre y cuando se le designara como ‘secretario de una embajada fuera del país permanentemente’. Entrecomillado tomado textualmente de la carta elevada a la Dirección General, en la que voluntariamente pidió el retiro”.

Finalmente, la institución recordó que el patrullero fue condecorado, reconocido, felicitado y respaldado públicamente por la Policía: “Su actuar ético y moral demostrado en el procedimiento de tránsito realizado el 13 de mayo de 2012 en Barranquilla (Atlántico), es y será ejemplo de rectitud para los integrantes de la Institución”.