Popeye, el youtuber de memoria selectiva

John Jairo Velázquez, alias Popeye, recobró su libertad en agosto de 2014. Un año después ya se había autoconsagrado por las redes sociales como la “memoria viva” del Cartel de Medellín.

Jhon Jairo Velázquez asegura que el Cartel de Medellín mató a más de 50 mil personas. / Gustavo Torrijos, El Espectador

Después de ser el jefe de sicarios de Pablo Escobar, y de ser un recluso en cárceles como la Modelo e Itagüí, John Jairo Velásquez, el hombre que Colombia conoció como Popeye, se convirtió en un youtuber. Después de pagar 23 años de prisión y admitir ante la justicia los asesinatos de unas 250 personas, aunque él mismo calcula que participó en la muerte de casi 3.000, le puso apellido a su alias: Arrepentido. "POPEYE_ arrepentido" es el nombre del canal que abrió en YouTube en 2015 y que suma y suma adeptos. Hasta este martes tenía 118.905 suscriptores y sumaba nueve millones de reproducciones de videos en los que ha hablado de lo que vivió como lugarteniente de Pablo Escobar, de sus dos libros sobre su experiencia al lado del "patrón”, y en los que ha compartido entrevistas suyas en medios de comunicación

Que algunos medios lo consulten con frecuencia y le den tratamiento de experto en temas de narcotráfico quizá ha sido un aliciente para esta nueva faceta, que ya llamó la atención hasta del diario The New York Times, el cual publico un artículo al respecto hace un par de días. A principios de 2016, durante la fuga y recaptura de Joaquín el Chapo Guzmán, Popeye divulgó sus opiniones y hasta hizo predicciones sobre la suerte de Guzmán; cadenas de televisión tan conocidas como Univisión lo contactaron para que reprodujera lo que había dicho en YouTube. Los últimos videos, sin embargo, muestran que lo suyo también es la política internacional y la investigación: ha salido a criticar al presidente venezolano Nicolás Maduro y al expresidente de la Asamblea Nacional de ese país, Diosdado Cabello, y ha asegurado -aunque no es muy claro cómo podría saberlo- que los líderes chavistas están relacionados directamente con el grupo narcotraficante que presuntamente funciona dentro de sus Fuerzas Militares, el llamado Cartel de los Soles.

Alexánder Mesa, familiar de una de las victimas del avión de Avianca derribado por el cartel de Medellín en 1989, cree que gran parte del éxito que tiene John Jairo Velázquez en las redes sociales se lo debe a la televisión: “Hemos pasado de hacer novelas de comedia como Betty La Fea para hacerlas sobre el narcotráfico. Ellos (los canales de televisión) se excusan en que se tiene que conocer la historia, pero en realidad cuentan cosas que nunca pasaron o con bastante ficción de por medio. La gente es muy morbosa y quieren saber cómo pasaron las cosas. No me refiero solamente a las producciones nacionales, sino a la que hace por ejemplo Netflix. Así hayan pasado varios años, deberían tener más respeto por las víctimas, porque las heridas quedan”.

 

Como youtuber, Popeye todavía está lejos de alcanzar la popularidad de personas que se dedican a esa plataforma como si fuera su trabajo. Sebastián Villalobos, uno de los youtubers más populares del país, tiene más de tres millones de suscriptores en su canal. Sin embargo, Popeye sí sobrepasó ya los números de, por ejemplo, El Espectador, cuyo canal en YouTube tiene más de 56 mil suscriptores; de El Tiempo Video, que va por los 18 mil suscriptores, y hasta de personalidades famosas en redes como la modelo Carolina Cruz, que llega a los 11 mil suscriptores. En su página de Facebook, Popeye tiene más de 39 mil suscriptores y allí se leen múltiples mensajes de apoyo hacia él. Los autores son en su mayoría personas jóvenes y colombianos. Los afectos hacia Velázquez también provienen de diferentes partes del mundo, como Venezuela, Cuba, México, El Salvador, Panamá y Argentina.

 

Fernando Cano, hijo de Guillermo Cano Isaza, el director de El Espectador que fue asesinado por el cartel de Medellín en 1986, dice que no ha visto a Popeye en su faceta de youtuber ni una vez. “Prefiero no prestarle atención a este tipo. Ponerle atención a este mitómano es seguirle la cuerda. Cada vez que declara lo hace con intenciones escondidas”.En sus vídeos, Popeye retoma preguntas que le han hecho sus "seguidores" sobre lo que sucedió durante los años 80 y 90, cuando los carteles de la droga se declararon en guerra con el Estado colombiano. Sin embargo, en las 84 grabaciones publicadas desde 2015, Popeye ha mantenido su silencio frente a asuntos realmente trascendentales en la historia del país y sobre los que debe tener mucha más información que del Cartel de los Soles. Entre ellos, los asesinatos de Luis Carlos Galán, de Guillermo Cano, de los ministros de Justicia Rodrigo Lara Bonilla y Enrique Low Murtra; del atentado del avión de Avianca en 1989; o de los homicidios y desapariciones que según la Fiscalía ocurrieron en la cárcel la Modelo durante 1999 y 2001.

 

 

Si él realmente es "POPEYE_arrepentido", y su deseo de ser la memoria del temido cartel de Medellín es sincero, a Jhon Jairo Velázquez le falta todo por contar en su canal de YouTube.