“Popeye” estuvo en planeación del magnicidio de Guillermo Cano: Fiscalía

John Jairo Velázquez habría participado en una reunión con Pablo Escobar para organizar el atentado. En mayo de 2018, un juez le impuso medida de aseguramiento a “Popeye”, tras la imputación de los delitos de concierto para delinquir y extorsión, de los que se declaró inocente.

Guillermo Cano, director de este diario, fue asesinado el 17 de diciembre de 1986. Archivo El Espectador.

A John Jairo Velázquez, quien está en la cárcel mientras es investigado por otros delitos, le dictaron medida de aseguramiento por el magnicidio del exdirector de El Espectador Guillermo Cano Isaza, realizado por el Cartel de Medellín. Según la Fiscalía, alias Popeye participó en una reunión, en la que también estaba el narcotraficante Pablo Escobar, en la que se planeó el atentado contra Cano en diciembre de 1986.

De acuerdo con el ente investigador, Popeye participó en una reunión con los jefes del Cartel de Medellín, en la que “concertaron atentar contra Guillermo Cano Isaza por sus publicaciones contra la organización narcotraficante y definieron la forma y quiénes ejecutarían el crimen”. Según una fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, Popeye sería coautor del delito de homicidio agravado.

(Lea aquí: “Popeye” y su memoria a medias).

La Fiscalía también se pronunció respecto a la situación jurídica de Gustavo Adolfo Gutiérrez Arrubla, alias Maxwell. Gutiérrez, “supuestamente, hizo las labores de inteligencia en Bogotá e identificó los movimientos y rutinas del comunicador. Esta información habría terminado en manos del grupo de sicarios que asesinó al periodista mientras se movilizaba del trabajo a su residencia”, señaló el ente investigador en un comunicado de prensa.

En cuanto a la situación de Maxwell, el ente investigador definió no darle medida de aseguramiento privativa de la libertad. A cambio, Gutiérrez tendrá que presentarse ante las autoridades que así lo soliciten, no podrá salir del país, deberá “mantener una buena conducta individual, familiar y social”, no podrá comunicarse con las víctimas y tendrá que pagar diez salarios mínimos legales.

(También: El misterio de alias “Maxwell” en el caso de Guillermo Cano).

El pasado 28 de noviembre, cuando ya estaba detenido en la cárcel La Tracamacúa (Valledupar), Popeye rindió indagatoria por el magnicidio de Guillermo Cano. En esa ocasión, a pesar de lo que había dicho en distintas ocasiones, se declaró inocente y dijo que no tenía conocimiento del atentado en contra del exdirector de El Espectador. Según dijo Velázquez en esa ocasión, el asesinato fue encomendado por Pablo Escobar a alias Negro Pabón.

En la indagatoria, Popeye declaró que ante un titular de El Espectador que decía “Se les aguó la fiesta a los mafiosos”, Pablo Escobar le ordenó al Negro Pabón: “Este periodista tiene que morir, mátelo”. En cuanto a este personaje, Popeye observó que siempre fue un hombre de confianza de Escobar, que incluso fue compañero suyo cuando ambos se dedicaban a robar lápidas en el cementerio y que fue uno de sus hombres claves en la guerra contra el Cartel de Cali. 

(Le puede interesar: “Popeye” fue enviado a una cárcel de Valledupar).

De alias Maxwell, quien rindió indagatoria el 3 de diciembre pasado, es menos lo que se sabe, a excepción de detalles como que hizo parte del círculo cercano de Pablo Escobar y que estudió 5 años de derecho, aunque no se graduó como abogado, fungiendo como “asesor jurídico” de la organización criminal. En 1993, durante la ofensiva de Los Pepes, Maxwell se entregó a las autoridades; en 2003, cuando ya llevaba una década preso, la Corte Suprema de Justicia confirmó su condena a 17 años y 4 meses de prisión.

La respuesta de la familia Cano tras conocerse la decisión de la Fiscalía

Llevamos 32 años esperando justicia y conocer la verdad. Ojalá esta decisión sirva para llegar al fondo de todo.
Esperamos que la Fiscalía y los investigadores lleguen a la verdad sobre lo que sabe John Jairo Velásquez y Gustavo Adolfo Gutiérrez sobre el crimen de Guillermo Cano. De esta manera, nuestra esperanza es que se establezca quiénes participaron como autores y determinadores del homicidio y podamos romper con esta ya larga estela de impunidad que hemos vivido desde 1986.
Así mismo queremos hacerle un llamado de atención a la Comisión Interamericana de Derecho Humanos (CIDH) para que nos ayude en el esfuerzo de establecer la verdad sobre las circunstancias, autores y contextos de la muerte de Guillermo Cano Isaza. La respuesta que hasta ahora hemos tenido de esta importante instancia internacional ha sido evasiva. Sin embargo, seguimos en la tarea de trabajar con ellos para resolver las controversias que hemos tenido con la CIDH.

¡La verdad en este caso y en el de muchos otros periodistas y colombianos inocentes, la necesita el país!

Temas relacionados