Dice Mariela Barragán, viceministra de Asuntos Laborales

“Por lo menos los vincularon”: viuda de Bernardo Jaramillo sobre investigación a escoltas del líder de la UP

La Fiscalía llamó a indagatoria al grupo de guardaespaldas que acompañaba a Bernardo Jaramillo el día que fue acribillado en el Puente Aéreo, el 22 de marzo de 1990. Las pruebas que tiene la justicia hoy son las mismas que había hace 27 años.

Bernardo Jaramillo fue asesinado durante la época de exterminio a miembros de la UP. Archivo

Pablo Escobar cometió menos crímenes de los que se le han atribuido y el DAS del general (r) Miguel Maza Márquez fue mucho más perverso de lo que se hubiera podido pensar. Esa parece ser la conclusión principal de la Fiscalía hoy, mientras sigue escarbando en los expedientes de los magnicidios que cambiaron para siempre el rumbo político del país, cometidos a finales de los 80 y principios de los 90. Así se puede concluir de la última decisión de la Fiscalía en este campo: la de vincular a la investigación por el magnicidio del Bernardo Jaramillo Ossa a su grupo de escoltas del DAS y de la Policía también.

La Dirección de Análisis y Contexto (Dinac) de la Fiscalía considera que hay razones de peso para creer que la escolta de Jaramillo Ossa fue de algún modo cómplice en el asesinato del candidato presidencial de la Unión Patriótica. No es una tesis nueva. Lo mismo ha venido sosteniendo en casos como el de Carlos Pizarro, Gabriel Jaime Santamaría y Diana Cardona. En todos esos procesos, desde que fueron cometidos, era evidente que indagar por el rol de los escoltas era necesario. De hecho, las pruebas que tienen esos expedientes, por lo menos las que se conocen hasta hoy, indican que son las mismas pruebas que tenía la justicia a la mano hace casi tres décadas. Es decir que las investigaciones poco o nada han avanzado.

A pesar de la lentitud extrema de la justicia colombiana, la viuda de Jaramillo Ossa, la viceministra de Asuntos Laborales Mariela Barragán, se muestra optimista. En entrevista con este diario, dijo que con el paso del tiempo cada vez se hace más difícil recolectar evidencias. “Pero entre el cielo y la tierra no hay nada oculto”, expresó. Ella acompañaba al candidato de la UP en el Puente Aéreo de Avianca el 22 de marzo de 1990, el día en que un sicario menor de edad lo acribilló dentro del aeropuerto, a la vista de la escolta de Jaramillo Ossa. El sicario fue baleado. Un chaleco antibalas le salvó la vida, pero pocos meses después fue asesinado junto con su padre. La investigación, inicialmente, apuntó hacia Pablo Escobar. Luego hacia los Castaño, que fueron condenados. Y ahí se desvaneció.

Según el documento de la Fiscalía, en el que se ordenó llamar a indagatoria a los escoltas, en su momento, la actuación de los agentes del DAS estaba dirigida a “macartizar” a Pablo Escobar, desviando así las pesquisas para que no se llegara a los verdaderos responsables de crímenes políticos como el de José Antequera o el de Carlos Pizarro, que además tenían algo en común con el de Bernardo Jaramillo Ossa: en todos se burló la seguridad del Puente Aéreo de Bogotá.

La Fiscalía tiene hoy las mismas pruebas que hace 27 años. ¿Es realmente esta decisión de llamar a indagatoria a los escoltas un avance?

Por lo menos después de 27 años los vincularon formalmente, antes ni siquiera eso se había logrado. En septiembre del año pasado tuvimos una diligencia, una reconstrucción de los hechos en el Puente Aéreo. Comparecieron varios de ellos, algunos unos días antes que yo, otros después. El avance, aunque tardío y vergonzoso para la justicia colombiana, es que ya hay una vinculación formal encaminada a una investigación, adelantada con un trabajo de recolección de pruebas y testimonios. Antes había un expediente muerto, ahora está vivo. Lo único que hay es tener fe para conocer la verdad, que es lo más importante.

¿Qué espera de este caso?

Lo único que quiero saber es quién ordenó el crimen y por qué. Bernardo era un líder de 34 años, era de izquierda, no le hacía daño a nadie, quería ver un país construido de acuerdo con sus ideas. Creo que lo más importante es saber la verdad para que esto no vuelva a suceder. No con ánimo revanchista, sino que de verdad haya un compromiso de los autores intelectuales del asesinato, para que esta historia nunca se repita en el país.

¿Confía en la actuación de la Fiscalía?

Confío, no me queda más. La única forma de sacar al país adelante es fortaleciendo las instituciones. Ya no funcionaron para nosotros, pero que funcionen para las generaciones futuras.

685864

2017-03-22T23:56:43-05:00

article

2017-03-23T00:18:19-05:00

[email protected]

none

DIANA DURÁN NÚÑEZ

Judicial

“Por lo menos los vincularon”: viuda de Bernardo Jaramillo sobre investigación a escoltas del líder de la UP

114

4407

4521