Por pena cumplida, Jorge Noguera pidió su libertad

El exdirector del DAS argumentó que cumplió 11 de los 25 años de cárcel por su participación en el asesinato del sociólogo Alfredo Correa de Andreis, en 2005.

Jorge Noguera, exdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).Archivo particular.

Argumentando que ha pagado 11 de los 25 años de cárcel a los que fue condenado por la Corte Suprema de Justicia, el exdirector del extinto Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Jorge Noguera Cotes, solicitó su libertad por pena cumplida al cumplir las tres quintas partes. En 2011, La Corte Suprema de Justicia lo halló responsable por su participación en el asesinato del sociólogo Alfredo Correa de Andreis, ocurrido en Barranquilla, el 17 de septiembre de 2005.

En su condena, el alto tribunal encontró pruebas suficientes de que Noguera Cotes le dio información privilegiada a los paramilitares, quienes la usaron para asesinar a Correa de Andreis. Además coadyuvó en la realización de un montaje judicial en su contra para que pareciera que tenía vínculos con la guerrilla y esto justificara de algún modo el accionar violento de los paramilitares.

Lo sucedido con Correa de Andreis fue uno de los detonantes del fin del DAS. En el fallo contra Noguera Cotes, la Corte Suprema de Justicia aseguró: “El DAS actuó en connivencia con el Bloque Norte de las Autodefensas, a través del Frente José Pablo Díaz, comandado por Édgar Ignacio Fierro, alias Don Antonio, para inicialmente hacer ver al profesor Alfredo Rafael Correa de Andreis como un subversivo y después, proceder a ejecutarlo”.

El fallo agregó que Noguera Cotes usó “el DAS para ponerlo a disposición de un aparato militar ilegal, con una cadena de mando jerarquizada como lo era el Bloque Norte de las Autodefensas, cuyo líder era Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, del cual dependía el Frente José Pablo Díaz comandado por Édgar Ignacio Fierro, alias Don Antonio, quien dio la orden de matar al profesor y sociólogo”.

Noguera, director del DAS entre 2002 y 2006, fue condenado por los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio, destrucción, supresión u ocultamiento de documento público y revelación de asunto sometido a secreto. También incluyó una multa de 6.510 salarios mínimos y la inhabilidad para ejercer cargos públicos por 20 años.