“¿Por qué tanta urgencia de salir de mí?”: Jorge Pretelt

Noticias destacadas de Judicial

Aunque a muchos les cause ampolla, el magistrado de la Corte Constitucional seguirá en el cargo al menos hasta marzo de 2016.

No obstante, Pretelt ha dicho que no va a renunciar y, a ciencia cierta, sólo el Senado de la República puede sacarlo del Palacio de Justicia. Y sólo si admite públicamente la acusación presentada por la Cámara de Representantes en contra del expresidente de la Corte Constitucional. No hay tutía que valga, por mucho que el presidente, sus ministros, el Congreso y otros miembros de la Rama Judicial pidan su retiro del cargo. Así lo recordó, precisamente, la Corte Constitucional en un comunicado expedido el pasado viernes 18 de diciembre.

El alto tribunal sostuvo, sin dubitaciones, que “el marco constitucional y legal aplicable no prevé institución diferente con la potencialidad de privar de su investidura, provisional o definitivamente, a uno de los integrantes de la Corte Constitucional”. Lo dijo, de hecho, un alto tribunal dividido por el tema Pretelt.

En una sala extraordinaria, convocada por solicitud del magistrado Jorge Iván Palacio, ocho magistrados de la Corte discutieron sobre si pedirle a Pretelt que renunciara o no. No era la primera vez que el alto tribunal se reunía con ese objetivo. En marzo de este año, a pocas semanas de destapado el escándalo, hubo un encuentro similar, al final del cual se le pidió a Pretelt que renunciara; sin embargo, en esta ocasión no hubo consenso.

Cuatro magistrados, Jorge Iván Palacio, Luis Ernesto Vargas Silva, María Victoria Calle y Alberto Rojas Ríos dijeron que Pretelt debía renunciar. Los tres primeros siempre han estado en contra de la permanencia de Pretelt en el Palacio de Justicia. De hecho, el magistrado, ternado por el expresidente Álvaro Uribe en 2009, ha acusado a Palacio y a Vargas por un supuesto complot en su contra. El de Rojas Ríos es un voto, por lo menos, sorpresivo debido a la cercanía entre Rojas Ríos y Pretelt.

De hecho, el magistrado risaraldense ha sido mencionado en reiteradas ocasiones en este proceso, debido a que fue quien solicitó la admisión de la tutela interpuesta por Fidupetrol. Su nombre, de hecho, fue mencionado durante la audiencia de imputación de cargos contra el abogado Víctor Pacheco, quien, según la Fiscalía, fue protagonista del intento de soborno. Sin embargo, Rojas no ha sido investigado por estos hechos.

Otros cuatro magistrados votaron en contra de pedirle a Pretelt que renunciara: Luis Guillermo Guerrero, Gabriel Eduardo Mendoza, Gloria Stella Ortiz y Alejandro Linares Cantillo, quien propuso que Pretelt pidiera una licencia no remunerada, aunque su propuesta no fue avalada. Los dos primeros hacen parte, junto con Pretelt, del bloque conservador. Ortiz y Linares, por su parte, son muy cercanos al fiscal Eduardo Montealegre y al presidente Juan Manuel Santos, quienes, a diferencia de ellos, han dicho que Pretelt debe renunciar. De hecho, la Fiscalía adelanta, actualmente, una investigación por el presunto tráfico de influencias y tiene en proceso a Pacheco, al exmagistrado Rodrigo Escobar Gil, a Helbert Otero, socio mayoritario de Fidupetrol, y a Abel Guillermo Caballero, presidente de esta firma.

Por los lados del Gobierno, los primeros en pedir la renuncia de Pretelt fueron los ministros del Interior, Juan Fernando Cristo, y de Justicia, Yesid Reyes. Y esta semana lo hizo el mismo presidente Juan Manuel Santos, generando una dura respuesta por parte del procurador Alejandro Ordóñez y del mismo Pretelt, quien en una carta le dijo al primer mandatario que no iba a renunciar. “Demando de usted el respeto a la presunción de inocencia y al debido proceso”.

Dijo que lamentaba “profundamente las presiones indebidas que sobre algunos integrantes del Congreso se han ejercido desde el Gobierno Nacional y desde la Fiscalía. ¿Por qué tanta urgencia de salir de mí?”. Y que va a dejar en evidencia los intereses de “quienes me quieren sacar a toda costa de la Corte Constitucional para evitar que participe en la discusión del plebiscito por la paz y de las leyes relacionadas con el proceso de La Habana”.

Valga decir que, como Pretelt fue ternado por el expresidente Uribe, si el expresidente de la Corte Constitucional sale del cargo, su reemplazo debe ser elegido de una terna que presente el presidente Santos, por lo que el primer mandatario podría poner en su cargo a una persona más cercana al Gobierno. Aunque, pese a sus diferencias, Pretelt ha votado de forma favorable a los intereses del Gobierno en temas como, por ejemplo, el Marco Jurídico para la Paz.

En el Senado, quien tiene en sus manos el futuro de Pretelt, se habla de división entre quienes lo apoyan, sobre todo el Centro Democrático y algunos congresistas de la Costa, y quienes no. El Senado fue quien eligió a Pretelt pero, a su vez, fue quien le dijo que no a una licencia que él mismo solicitó para poderse defender de los señalamientos en su contra. Igual, por ahora, todo son especulaciones. Hasta marzo, al cumplirse un año de destapado el escándalo, se sabrá el futuro del primer magistrado ad portas de un juicio político en toda la historia de Colombia.

Comparte en redes: