Pregunta del plebiscito por la paz "genera muchas dudas": Procurador

Asegura que se le pide a los colombianos que "apoyen" y "no que aprueben" el acuerdo final firmado entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba).

Para el procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado la pregunta establecida por el Gobierno Nacional para el plebiscito para la paz que se celebrará el próximo 2 de octubre "genera muchas dudas y preocupaciones". El jefe del Ministerio Público consideró que la misma no cumple con los requisitos exigidos por la Corte Constitucional.

En su concepto la pregunta hace referencia a un “apoyo” por parte de los colombianos y no a una “aprobación” sobre el acuerdo final firmado tras cuatro años de negociaciones. “Es indudable que el presidente durante muchos años reiteró que ‘los colombianos tenían la última palabra’ y aquí no se está aprobando nada”.

Desde Tumaco (Nariño) aseguró que esa pregunta está “cercenando” esa promesa hecha por el jefe de Estado. “Se estaría en insinuando que el acuerdo tiene un efecto jurídico por sí mismos y eso contradice la sentencia de la Corte Constitucional, que indicó que el mismo no tenía poder vinculante”.

“Acá no se está discutiendo el derecho a la paz, acá lo que se debe discutir es si se está o no aprobando el acuerdo Santos - ‘Timochenko’”, precisó Ordóñez Maldonado. Ante las preguntas de los periodistas aseguró que en la campaña del plebiscito no se puede hacer referencia al derecho a la paz.

Por esto le envió unas cartas al Ministerio del Interior y al Consejo Nacional Electoral (CNE) para que se regulen las campañas puesto que las mismas no pueden tener como slogan “SÍ a la paz” o “NO a la paz”, puesto que lo que se debate es el acuerdo final que se firmó entre las dos partes. 

Considera que los órganos deben controlar y restringir cualquier tipo de “publicidad engañosa” en este tipo de publicidad. “Se le envió además una directiva a los funcionarios, puesto que si bien pueden participar en la promoción tienen límites en la utilización de recursos públicos y utilizar su cargos para obligar a votar en un sentido”.

Para el jefe del control disciplinario los promotores de las campañas deben respetar el derecho de las personas a votar de manera independiente y bien informada. No se pueden ejercer presiones indebidas ni engañar al votante frente a este complejo tema para que voten por el SÍ o por el NO.