Premio de derechos humanos en Francia fue entregado víctimas del conflicto armado

El premio fue entregado en el marco de la celebración del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el 20 aniversario de la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos a dos familiares víctimas de desaparición forzada.

Luz Marina Hache y Rocío Campos, víctimas familiares de personas desaparecidas y pertenecientes al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado.Cortesía

Con la conmemoración del día internacional de los Derechos Humanos, dos víctimas del conflicto armado colombiano recibieron este lunes 10 de dicimebre un reconocimiento otorgado por la República Francesa. El premio fue entregado en el marco de la celebración del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el 20 aniversario de la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos.

Luz Marina Hache y Rocío Campos, víctimas familiares de personas desaparecidas y pertenecientes al Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice), señalaron que el reconocimiento fue otorgado por su lucha contra la impunidad contra los crímenes de Estado.

(Lea: La violencia que tocó a Bogotá)

“El jurado quiso recompensar al Movice por sus valientes acciones de lucha contra la impunidad y la búsqueda de justicia para las víctimas de los crímenes de Estado en Colombia, durante el conflicto armado. El jurado elogió, particularmente, el enfoque constructivo con el cual se comprometió el Movice durante el proceso de paz, que apuntó a lograr verdad y justicia para las víctimas y garantías de no repetición, que son factores decisivos para garantizar la implementación de una paz duradera”, según explicaron los organizadores del premio.

La ceremonia, que tuvo lugar en Paris, fue precedida por Nicole Belloubet, ministra francesa de Justicia, y Christine Lazerges, Presidenta de la Comisión Nacional Consultiva de Derechos Humanos (CNCDH).

(Le puede interesar: Conozca a los ganadores del premio a la defensa de los derechos humanos)

Por su parte, el embajador de Francia en Colombia, Gautier Mignot envió a las víctimas una carta de felicitaciones. “esa distinción es el reconocimiento a la labor realizada por el Movice desde el 2005, en conjunto con las numerosas organizaciones de base que componen el movimiento a lo largo y ancho del territorio nacional colombiano, para promover los derechos de las víctimas de crímenes de estado, ponerle fin a la impunidad y dar a conocer la verdad sobre estos crímenes”, expresó.

El reconocimiento también fue celebrado por Michel Forst, relator de la ONU y miembro de la CNCDH, quien, según como informó el Movice, se comprometió a realizar un seguimiento a las garantías que el Estado debe dar a los derechos de las víctimas.

(Lea: Defensores de la vida, resistentes a amenazas)

La historia de Luz Marina Hache

Luz Marina Hache conoció a Eduardo Loffsner en 1980 mientras trabajaba con presos políticos en la cárcel La Picota. Loffsner estaba detenido desde enero de 1979 y era sindicado de pertenecer al M-19 y haber hecho parte del complot para el robo de armas del Cantón Norte.

A pesar de que su condena era de 12 años, a los cinco pudo salir. Era mayo de 1983 cuando Loffsner y Hache se fueron a vivir juntos al barrio San Jorge. Para el momento en el que le fue concebida la libertad, Eduardo ya no pertenecía al M-19, sin embargo, en cuanto pudo se vinculó al Frente Amplio del Magdalena Medio (FAM) dirigido por Ricardo Lara Parada, cofundador del Eln. Pertenecer a ese grupo, según cuenta Luz Marina Hache, representaba estar viajando entre Barrancabermeja y Bogotá todo el tiempo.

Para el 20 de noviembre de 1986 mientras Luz Marina Hache se encontraba fuera de la ciudad Eduardo Loffsner fue reportado como desaparecido. Diferentes organizaciones sociales como el Movice o la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz aún lo recuerdan como un hombre que trabajó por el cambio social del pais. 

“La historia del Negro, que es como yo le digo, es diferente a muchas historias. Él era una persona comprometida con un cambio social, sabíamos que se exponía a que lo mataran o lo desaparecieran. Un día me llamó y me contó que había otro compañero que no aparecía. Le pregunté si quería que me devolviera porque yo estaba en Santa Marta, me dijo: ‘No, nos vemos el sábado y te recojo en el aeropuerto’. Me dijo que me llamaba el jueves. Todavía estoy esperando esa llamada”, contó Luz Marina Hache en una entrevista de hace algunos años con este diario.

(Lea:Luz Marina Hache, la enamorada que quiere entender)