Preocupación por seguridad de periodista que investigó hornos crematorios de paramilitares

Noticias destacadas de Judicial

La Fundación para la Libertad de Prensa pide a la Unidad Nacional de Protección que asegure sus procedimientos para garantizar la seguridad de Javier Osuna, autor del libro "Me hablarás del fuego. Los hornos de la infamia".

La Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, manifestó su preocupación por la seguridad del periodista Javier Osuna. Quien investigó los hornos crematorios de los paramilitares en Norte de Santander y luego de hacer entrevistas en la región, el 22 de agosto de 2014, fue víctima de intimidaciones. Hace dos años, cuando regresó de su viaje en la región siguieron su recorrido en Bogotá hasta su residencia. Entraron, maltrataron a su mascota e incendiaron su apartamento, luego vinieron los seguimientos por parte de desconocidos y las amenazas. Por lo que la Unidad de Protección le asignó medidas de seguridad. 

Sin embargo, en la mañana de este miércoles la Flip informó que: "durante el 2016, Javier Osuna ha sido víctima de varias agresiones en contra de su oficio: Entre ellas se encuentra el robo de una USB y del celular que la Unidad Nacional de Protección (UNP) le asignó para su protección, y el forzamiento de las chapas de sus oficinas". (Vea el comunicado)

A eso se suma, que el mes pasado, en abril, el periodista solicitó el cambio de uno de sus escoltas, pues tal como índica la Flip sentía cierta desconfianza sobre este hombre de protección. "Según la versión del periodista, esta persona tomaba fotografías de las actividades del periodista y de los lugares que visitaba. También le hacía preguntas al periodista sobre jefes paramilitares que eran objeto de sus investigaciones periodísticas. Incluso manifestó haberlos conocido en la época de servicio como miembros del Ejército".

Los hechos ocurren, seis meses después de que el periodista publicará el libro "Me hablarás del fuego. Los hornos de la infamia", en el que narra que al menos 506 personas fueron incineradas en los hornos paramilitares en Norte de Santander. (Vea la investigación)

En octubre del año pasado, Osuna le dijo a El Espectador que el aporte de su libro es para que un crímen de esa naturaleza no se repita en ninguna parte del mundo.  "A esas personas las quemaron y estamos contando su historia. A mí me quemaron los computadores y la investigacion de este libro y acá está el libro; y eso sucede porque el fuego no es una herramienta de desaparición y quienes están detrás de estas amenazas no podrán callar la verdad". 

En la mañana de este miércoles, la Flip le pidió a la UNP: "que asegure que sus procedimientos internos no se conviertan en factores de agravación del riesgo de sus protegidos. Igualmente que inicie los controles internos que el presente caso amerite".

Comparte en redes: