Preparados para la guerra o para la paz

Los generales comandantes del Ejército, Lasprilla (saliente) y Mejía (entrante) expresaron que el pie de fuerza del Ejército está listo para enfrentar lo que se venga con el proceso de paz.

En un pasillo de la Escuela Militar José María Córdova, y luego del acto de posesión de los nuevos comandantes de Ejército, Fuerza Aérea y Armada, los generales Alberto Mejía y Jaime Lasprilla comandantes, entrante y saliente del Ejército, se reunieron y conversaron durante un rato en la que parecía una charla de dos grandes amigos.

El general Alberto José Mejía, conocido entre sus amigos y colegas como el Mono Mejía llega a la comandancia del Ejército luego de liderar el Comando Conjunto de Operaciones Especiales. El general bogotano, hijo también de otro general del Ejército, Nelson Mejía Henao y quien fue comandante del Ejército y luego de las Fuerzas Militares, es oficial de infantería y tiene maestrías en seguridad nacional, y en defensa y seguridad. Por ser un oficial destacado Mejía fue enviado a Army College de Estados Unidos, algo significativo dentro de las Fuerzas Militares y que se considera un gran paso para los oficiales que quieren aspirar a altos cargos. Fue director de Planeación del Ejército, comandante de la Cuarta Brigada y de la División de Aviación y Asalto Aéreo.

El hoy saliente comandante del Ejército, general Jaime Alfonso Lasprilla, llegó a ese cargo en febrero de 2014 cuando graves denuncias por corrupción en la adjudicación de contratos del Ejército causaron un remezón en la cúpula. Lasprilla llegó también al cargo luego de ser jefe del Comando Conjunto de Operaciones Especiales.

Durante el encuentro los oficiales respondieron algunas preguntas sobre el pasado, el presente y el futuro de las Fuerzas Militares en el marco del contexto del proceso de paz.

General Lasprilla ¿Qué Ejército entrega hoy después de 40 años de servicio y de estar un año y medio en la comandancia de la institución?

Este es un Ejército bicentenario, ha sido victorioso desde sus inicios y ha dejado huella. El Ejército está compuesto por hombres y mujeres valerosos y sacrificados. Yo creo que los equipos, las máquinas, los elementos y materiales son secundarios. Es el talento humano el que tiene un valor preponderante y ese talento humano es el que ha hecho que este Ejército sea victorioso. Creo que queda en inmejorables manos, en las del señor general Mejía y seguirá el rumbo que ha seguido siempre, enfrentando los problemas del país y aportándole desde todos los rincones, es decir, no solo en temas de seguridad sino hoy por hoy en temas de progreso y consolidación. Un Ejército visible a nivel internacional, un Ejército reconocido a nivel mundial por su capacidad y sobre todo por su experiencia.

¿Siente que fue una misión cumplida?

Son sentimientos encontrados porque estamos hablando de casi 40 años de servicio a la institución, grandes personas en el camino con las cuales se compartieron tristezas y alegrías. La familia que ha cumplido un papel fundamental. Dios. Y la gratitud con cada uno de los miembros del Ejército, los que están en el cielo, los que están afectados y con los que hoy se comparten alegrías y tristezas.

¿Fueron los últimos acontecimientos de orden público determinantes para el cambio en la cúpula?

Estos son cambios dentro de la dinámica de estas instituciones del gobierno nacional. Los resultados de esta cúpula que sale, de estos comandantes que salen, realmente muestran lo que se ha hecho, no nosotros sino el Ejército Nacional.

¿Cuáles son los mayores retos que le quedan al general Mejía?

Yo creo que el presidente fue claro, este es un Ejército que en este momento navega sobre un tema que es el proceso de paz y yo creo que el Ejército tiene que seguir cumpliendo con su misión, el Ejército es el garante de esa paz porque hemos llegado a este nivel, donde los terroristas de las Farc están en una mesa de negociación, precisamente por la efectividad del Ejército Nacional a través de todos estos años.

¿General Mejía, va a ser el comandante de la transición?

Es muy difícil para mí, nadie lo sabe, ni el presidente mismo lo sabe. No sabemos, pero estamos preparados para esos dos caminos.

A usted el general Lasprilla le entrega un Ejército todavía combativo, ¿usted cree es posible que sea el primero comandante en pasar de ser combativo al que garantice la paz?

Quiero decir que recibo la institución… esta antorcha me la entrega el mejor soldado del Ejército, un hombre que es un verdadero patriota. Respecto a la pregunta, este Ejército es muy profesional, focalizado en su misión y la misión está establecida en la constitución nacional, de tal forma que es muy claro lo que tenemos que hacer. El presidente hoy ha hablado de dos caminos, de dos disyuntivas, una la paz y la otra continuar con la guerra. Verdaderamente creo que mi general Lasprilla me entrega un Ejército que está preparado para enfrentar con toda fortaleza cualquiera de esas dos situaciones. Por ahora estamos focalizados en la guerra, en las operaciones militares. Y mientras esté un terrorista rondando por los campos de la patria es nuestra obligación constitucional proteger a los colombianos para que no vayan a sufrir el daño de estas organizaciones.

¿Le gustaría pasar a la historia porque bajo su comandancia se firmó el proceso de paz?

Todos los soldados hemos luchado durante muchas décadas para conquistar la paz y el presidente usa una frase: “la paz es la victoria”, de tal forma que si esa paz se logra, nosotros jamás vamos a ser inferiores a ese compromiso del Estado colombiano. Para lograrlo necesitamos ser fuertes, necesitamos el respaldo del pueblo y necesitamos seguir contando con los recursos que nos permitan ser los protectores por excelencia de esta nación.

¿Con qué retos asume el nuevo cargo?

Asumimos un reto muy importante de recibir en medio de esta oleada terrorista, de tal forma que estamos con todas las unidades actuando a lo largo y ancho del territorio nacional, enfrentando las vicisitudes, especialmente en norte de Santander, en una parte de Antioquia, en Caquetá, Putumayo y Nariño. En este momento todas nuestras fuerzas están dedicadas y focalizadas a la misión y al servicio de los colombianos. Es muy difícil actuar contra un terrorista con una bomba en la mano, pero nosotros tenemos una gran experiencia y estamos en capacidad de neutralizar muchos atentados terroristas. De los que se conocen en esta oleada, cada día neutralizamos cinco o seis veces más de los hechos que suceden.

Con respecto al narcotráfico…

El narcotráfico es y ha sido un cáncer para Colombia, pero con el Gobierno y el Ministerio de Defensa ya se están diseñando claras estrategias que nos permitirán poner el problema más en cintura y producir unos mejores resultados de los que se han dado. 

Temas relacionados